Mundo 11 noviembre 2016

Perú: entregan restos de 58 asesinados en conflicto armado

LIMA, Perú (AP) — Rubén Sulca tenía siete años cuando una tarde de 1989 se fugó con su madre y su pequeña hermana. A la comunidad rural en que vivía había irrumpido un grupo de integrantes de Sendero Luminoso, que mató con piedras y machetes a 18 vecinos —entre ellos su padre— durante un conflicto armado que dejó miles de víctimas en los Andes y Amazonía de Perú.

Casi 30 años después, la fiscalía que investiga "graves casos de violaciones de derechos humanos" le entregó en una ceremonia pública los huesos de Leonardo, su papá.

Junto con Rubén, otras 200 personas también llegaron hasta la ciudad de Huamanga para recoger 57 osamentas de los familiares que perdieron en las más de 30 matanzas que ocurrieron en diversos poblados rurales entre 1983 y 1993 en la región andina de Ayacucho.

La ministra de justicia, Marisol Pérez Tello, pidió perdón a los campesinos por las tres décadas que el Estado demoró en devolverles los restos de sus seres queridos.

Los cuerpos de quienes murieron fueron exhumados en los últimos años por forenses de la fiscalía desde diversas fosas comunes ubicadas en parajes alejados de los Andes, donde fueron enterrados durante la última década del conflicto. Todos fueron enterrados con rapidez y sin celebrar ritos mortuorios por sus propios familiares y vecinos, quienes querían evitar que "los zorros y los pumas" se comieran los cuerpos insepultos, dijo Sulca a The Associated Press.

Sulca recibió los huesos de su padre y colocó un vaso junto a ellos: "en su camino al lugar del descanso eterno, los muertos tienen sed y tienen que tomar agua".

Luego aseguró que el sábado enterrará los restos junto a su padre y su hermana. El lugar que eligieron es el el cementerio de Chuqui, su pueblo, ubicado en una zona de frontera de los Andes y la Amazonía de la región Ayacucho.

El gobierno también entregó a los deudos los certificados legales de defunción, que tienen gran utilidad durante la vida diaria y permite a las familias de los asesinados realizar diversos trámites que antes no podían: recibir una herencia, obtener un divorcio, ser reconocido como hijo, hija o viuda.

Eva Esteban, psicóloga del programa "Personas desaparecidas y sus familiares", del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), dijo a la AP que la ceremonia de entrega de los restos también fue importante a nivel simbólico. "La mente humana no acepta la muerte si no hay una evidencia", comentó.

El CICR pagó los boletos de transporte de 150 campesinos pobres que llegaron desde aldeas muy alejadas hasta la ciudad de Huamanga para recoger los restos de sus seres queridos. El gobierno colocó los huesos en cajones de madera pintados de blanco.

En mayo, el gobierno de Perú aprobó una ley para agilizar la búsqueda de más de 15.000 peruanos que desaparecieron entre 1980 y 2000, durante un conflicto armado interno que enfrentó principalmente a Sendero Luminoso y las fuerzas de seguridad.

Hasta 2015, el gobierno sólo ha logrado exhumar a más de 3.200 cuerpos, y de éstos únicamente ha identificado a poco menos de 2.000.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario