Mundo 27 junio 2016

Pérez Molina rechaza sindicaciones de presunta corrupción

GUATEMALA (AP) — El expresidente Otto Pérez Molina declaró nuevamente ante juez por el tercer caso en su contra y afirmó que no aceptaba las sindicaciones sobre presuntos actos de corrupción.

Pérez Molina tuvo que renunciar, el 2 de septiembre de 2015, a su cargo de presidente de Guatemala, debido a acusaciones en su contra y de varios miembros de su gabinete.

"No acepto, señor juez, las sindicaciones que me hacen, no demuestran que me enriquecí, que lavé dinero", dijo Pérez Molina ante Miguel Angel Gálvez, juez a cargo del caso en una declaración que se extendió una hora y 15 minutos.

Se quejó de llevar 9 meses y 24 días preso por una acusación de la fiscalía que le sindica de cuatro hechos diferentes.

La fiscalía y la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala, un órgano de Naciones Unidas para desarticular aparatos clandestinos en el estado guatemalteco, acusa al exmandatario de ser el jefe de una organización criminal que se habría formado entre exfuncionarios, empresarios y particulares para cooptar al estado.

Entre los delitos que le sindican están, lavado de dinero, enriquecimiento ilícito, asociación ilícita y cohecho.

La fiscalía dice que el expresidente habría presuntamente recibido 290 millones de quetzales, unos 37.9 millones de dólares, en comisiones de parte de empresas constructoras de obras públicas, a cambio de adjudicación de contratos de obra.

El exgobernante afirmó que habría sido una persona muy ingenua "haber recibido esos 290 millones de quetzales, renunciar, presentarme ante usted y someterme a la justicia en lugar de irme a otro lugar", dijo Pérez Molina al juez.

Añadió que no se fue porque no podría defraudar "a ese guatemalteco que confió en mí", y agregó que pudo huir pero que eso "es de cobardes y no soy ningún cobarde, doy la cara y enfrento cualquier cosa aunque no sea justa", manifestó.

También se le señala de haber recibido un helicóptero de regalo por parte de cinco exministros de su gobierno, dinero que habría salido del erario nacional.

"No recibí ese helicóptero", dijo Pérez Molina.

El expresidente también atacó al colaborador eficaz de la fiscalía, Juan Carlos Monzón, exsecretario privado de la exvicepresidenta Roxana Baldetti, también acusada y en prisión por cinco casos de presunta corrupción, y quien delató a la supuesta organización detallando cómo trabajaban.

"Es un mitómano... un mentiroso compulsivo", dijo el expresidente, quien también atacó al abogado colombiano Iván Velásquez, titular de la Comisión, especialmente por su condición de extranjero y que solo mostraba arrogancia, ambición y exhibicionismo con la acusación en su contra.

La fiscalía dice que Pérez Molina conformó la organización criminal del 2009 y 2015, y la cual habría comenzado con la fundación del Partido Patriota, en 2000, que lo llevo al poder.

Las autoridades también le acusan de defraudación al Estado en un caso denominado "la línea", donde habría recibido sobornos de empresarios para ayudarles a evadir impuestos. También por el caso denominado "TCQ", por haber firmado un contrato con para la construcción y ampliación de una terminal portuaria, y por el cual habría negociado una comisión de 30 millones de dólares.

En la audiencia también declaró Baldetti, quién insultó a los acusadores y se enfocó en su exsecretario y dijo que este fue quién utilizó su nombre y su posición "para hacer negocios".

Baldetti negó las acusaciones y dijo que los casos son "un invento de mentes perversas... Nunca ordené ni me ordenaron hacer nada ilegal", concluyó.

La fiscalía logró el lunes que una finca propiedad de Pérez Molina pasara a manos de la Unidad de Extinción de dominio para su administración mientras se define qué pasará con esta.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario