Associated Press 13 septiembre 2016

Peones agrícolas cobran horas extras normales en California

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — Luego de 80 años regidos por leyes distintas de las que cobijan a los demás, los trabajadores agrícolas de California cobrarán por primera vez horas extras después de trabajar ocho horas, no diez, como antes.

La nueva ley en el mayor estado agrícola del país, sancionada el lunes, entrará en vigor gradualmente a partir del 2019 y corona los esfuerzos del sindicato de trabajadores agrícolas United Farm Workers que fundó César Chávez en la década de 1960.

"Conseguimos romper esa barrera para los trabajadores agrícolas de California", dijo alborozado el presidente del sindicado Arturo Rodríguez, quien sostuvo que la legislación californiana sentaba un precedente pero se abstuvo de comentar si el sindicato peleará por más concesiones. "Peleamos duro por conseguir esta primero", se limitó a decir.

La nueva legislación estipula que los patronos deben pagar horas extras después de que un empleado trabajó ocho horas diarias o 40 semanales, y no 10 o 60, como en el pasado.

Si bien los demócratas controlan la legislatura estatal, la aprobación de la ley no era segura. Muchos propietarios de haciendas y organizaciones rurales se oponían, aduciendo que no hay dinero para pagar más horas extras y que, a la larga, los trabajadores no gozarán de tantas horas extras.

"La ley perjudica tanto a agricultores como a trabajadores agrícolas y hará que los productos del campo sean más caros y que muchos agricultores se vayan de California", sostuvo el senador republicano Jeff Stone.

En lo inmediato, una escasez de gente dispuesta a trabajar en el campo en California hace que o se pagan horas extras después de ocho otras de trabajo o disminuyen las cosechas, según Rodríguez.

Brown puso su firma en la ley 41 años después de que se aprobó bajo otro gobierno suyo una legislación que obligó a los agricultores pagar horas extras a sus peones en 1975.

Esa legislación fue producto de la huelga de trabajadores del campo más grande jamás vista en el país, en la que miles de peones abandonaron sus tareas mientras se negociaban mejores condiciones laborales bajo el liderazgo de Chávez.

Al volver a la gobernación en el 2011, Brown de nuevo se topó con agitación en el campo. Rodríguez y los líderes demócratas de la legislatura estatal impulsaron una ley que hacía más fácil la creación de un sindicato, requiriéndose solamente la firma de la mayoría de los peones, sin necesidad de una votación formal ni de un proceso de certificación.

Brown vetó la legislación, diciendo que comprendía las frustraciones de los trabajadores pero que no creía que los cambios fuesen necesarios.

Cinco años después, en el tercer período de Brown como gobernador, se alineó con los trabajadores agrícolas, aunque sin haber hablado nunca públicamente del tema.

"Pensamos que el gobernador se tomaría el trabajo de analizar las implicaciones de todo esto, pero lamentablemente pasó a ser un asunto social", expresó Paul Wenger, presidente de la California Farm Bureau Federation.

La ley AB1066 reducirá gradualmente la cantidad de horas que los que irrigan los campos y entrará en vigor plenamente en el 2022 para la mayoría de los negocios y en el 2025 para granjas con 25 o menos empleados.

La nueva ley entrará en vigor plenamente en el 2022 para la mayoría de los negocios y en el 2025 para granjas con 25 o menos empleados.

Wenger opinó que era lamentable que el interés en los derechos de los trabajadoras haya privado por sobre la convenciencia de expandir una política que ya de por sí era histórica.

"No puedes trabajar hasta que salga el sol y cuando llueve o hace frío no hay mucho que hacer", manifestó. "Cuando brilla el sol, tratan de recuperar el tiempo. Ahora no podrán hacerlo".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario