Mundo 26 abril 2016

Partido Verde de Suecia acusado de infiltración islamista

ESTOCOLMO (AP) — Uno se negó a estrechar la mano de una periodista porque era mujer. Otro comparó a Israel con la Alemania nazi. Un tercero fue visto haciendo señales con las manos asociadas con la Hermandad Musulmana de Egipto.

La conducta de algunos miembros musulmanes del Partido Verde de Suecia, parte de la coalición de gobierno desde el 2014, ha generado temores de que el pequeño grupo ambientalista pudiera haber sido infiltrado por islamistas.

Ha desatado además una discusión más amplia sobre si Suecia ha tratado tanto de ser inclusiva y tolerante hacia los inmigrantes que no ha defendido sus propios ideales feministas.

"En nuestro deseo de adoptar una sociedad diversa y multiculturaI, nos hemos hecho los de la vista gorda ante posiciones no democráticas", dijo Gulan Avci, una concejal municipal de Estocolmo por los Liberales, un partido centroderechista de oposición.

Líderes del Partido Verde dijeron el lunes que no hay evidencia de que islamistas estén influyendo en las políticas del partido, pero admitieron que el grupo necesita un cambio con más foco en asuntos ambientales.

Los problemas comenzaron cuando el ministro de Viviendas Mehmet Kaplan, miembro del Partido Verde y exlíder de un grupo juvenil musulmán sueco, renunció la semana pasada tras reportes de que tenía lazos con ultranacionalistas e islamistas en Turquía, de donde es oriundo. Aunque negó irregularidades y los líderes del partido le defendieron hasta el final, renunció al conocerse un video en el que Kaplan compara el tratamiento de los palestinos por Israel con el de los judíos en la Alemania nazi.

Tratando de calmar las cosas, la co líder de los verdes Asa Romson empeoró las cosas, cuando se fue en una rara tangente en una entrevista televisiva, describiendo los ataques terroristas del 11 de septiembre del 2001 como "accidentes". Más tarde ella aclaró que condenaba los ataques.

Y las cosas no acabaron ahí. Emergieron nuevas imágenes en las que Kaplan y otros miembros musulmanes del Partido Verde hacen la señal de cuatro dedos, usada por la Hermandad Musulmana. Uno de ellos, un líder de la rama juvenil de los verdes, entró al encuadre durante una transmisión en vivo de la televisión sueca e hizo la señal detrás del presentador.

El gesto no es ilegal en Suecia, pero muchos cuestionaron si las posiciones conservadoras de la Hermandad Musulmana son compatibles con el programa feminista y de inclusión de los gays de los verdes.

El mayor torbellino se armó cuando Yasri Khan, que aspiraba a un puesto en la junta ejecutiva del Partido Verde, se negó a estrechar la mano de una reportera de la televisión sueca. Dijo que estrechar las manos de alguien del sexo opuesto era "demasiado íntimo" y en lugar de ello se llevó la mano al corazón, al estilo musulmán.

Una ola de críticas estalló y Khan retiró su candidatura a la junta y renunció a sus puestos en una junta regional y un concejo municipal.

Avci, la legisladora de los Liberales que tiene raíces curdas, dijo que los suecos deben insistir en que los inmigrantes acepten los valores del país, como la igualdad de sexos. Al no hacerlo, dijo, abandonan a refugiados que han escapado de la opresión religiosa en sus países, "especialmente niñas y mujeres que se vieron forzadas a vivir sin libertad en una cultura de honor".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario