Mundo 08 noviembre 2016

Partidario de la estadidad de Puerto Rico gana elección

SAN JUAN, Puerto Rico (AP) — Un ardoroso partidario de la estadidad de Puerto Rico ganó las elecciones para gobernador de la isla el martes, tras encabezar una campaña en favor de transformar el endeudado territorio estadounidense en el estado número 51 durante su mandato.

Ricardo Rosselló, del Partido Nuevo Progresista tenía casi 42% de los votos, o 566.000, cuando su principal oponente, David Bernier, reconoció la derrota con más del 70% de los distritos escrutados. Bernier llevaba más de 527.000 votos o 39%.

"Estoy honrado que Puerto Rico me haya dado una oportunidad...Vamos a establecer una calidad de vida que les permita regresar a la tierra que los vio nacer", dijo Roselló, de 37 años, sobre los más de 200.000 puertorriqueños que han dejado la isla por la crisis económica.

Rosselló, científico e hijo de un exgobernador que también apoyó la llamada "estadidad", argumentó que impedir que los residentes de la isla puedan votar por presidente priva a 3,5 millones de personas de ejercer la totalidad de sus derechos. También agregó que la estadidad detonaría una economía que ha estado estancada durante la última década, creencia que tuvo eco en muchos de los votantes.

"Es una cosa terrible", dijo Iris Highley, de 72 años, acerca de la imposibilidad de votar por presidente. "La estadidad le da una igualdad al pueblo de Puerto Rico".

Rosselló dijo recientemente a The Associated Press que al ser gobernador redactaría una constitución estatal, convocaría a elecciones para elegir a dos senadores y cinco representantes del Congreso y los enviaría a Washington para exigir la estadidad, una estrategia utilizada por Tennessee para integrarse a la Unión en el siglo XVIII.

Nestor Montalvo, un trabajador del gobierno retirado que tiene 67 años y votó por Rosselló, dijo que la victoria seguramente supondrá mayor apoyo económico y estabilidad para Puerto Rico.

"Si no es así, nos seguimos hundiendo", agregó.

Montalvo fue uno de los casi 2,9 millones de personas registradas para votar, en una jornada en la que se reportaron filas de casi dos horas en algunos lugares. A pesar de las fuertes lluvias se registró buena asistencia debido al enojo y la frustración causados por una crisis económica que ha llevado a que se tomen impopulares medidas de austeridad.

Con el fin de generar una mayor recaudación fiscal, el gobernador Alejandro García Padilla ha aumentado las tarifas de servicios públicos, creado impuestos nuevos y declarado estado de emergencia en varias agencias del gobierno.

Las medidas han incrementado el éxodo de isleños al territorio continental de Estados Unidos: más de 200.000 puertorriqueños se han ido en los últimos años.

La victoria de Rosselló ha detonado una pregunta en torno al futuro del partido encabezado por Bernier, que tiene conocimiento de que el estatus de Puerto Rico como territorio autónomo, que constituye la base de su partido, ya no será viable.

"Peleamos una gran e intensa batalla", dijo Bernier cuando concedió la victoria. "Es un momento muy difícil para la historia de este partido".

Bernier se vio perjudicado por la molestia del público por el estado de la economía, un escándalo de corrupción que involucraba a su Partido Popular Democrático y el surgimiento de dos candidatos independientes, que atrajeron a un número de votantes creciente.

Rafael Soto Pacheco, un empleado del Departamento del Tesoro, dijo que apoya la estadidad, pero votó por Bernier porque cree que tiene más experiencia política. Sin embargo, en definitiva, dijo, no importa quién gane.

"El que va a gobernar va a ser la junta", dijo en alusión a un organismo creado meses atrás para supervisar las finanzas de Puerto Rico, que intenta restructurar una deuda pública de 70.000 millones de dólares que según García es impagable.

García no se postuló a reelección.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario