Mundo 14 noviembre 2016

Para Banco Central Europeo, Trump complica decisiones

FRANCFORT, Alemania (AP) — Para el Banco Central Europeo y su presidente, Mario Draghi, la inesperada victoria electoral de Donald Trump ha complicado la decisión sobre si se amplían las gestiones de estímulo monetario.

El banco ha evitado hasta ahora dar indicios claros sobre el futuro de su programa de compra de bonos de 1,74 billones de euros (1,9 billones de dólares), que inyecta 80.000 millones de euros en dinero recién emitido a la economía europea cada mes, para estimular el crecimiento y la inflación.

El fin del programa está fijado inicialmente para marzo, y la próxima reunión del banco para el 8 de diciembre, de modo que se acerca del momento para que el BCE indique si va a mantener abierto el flujo o comenzar a reducir lentamente las compras.

Por un lado, la victoria de Trump crea incertidumbre sobre lo que hará cuando asuma la presidencia de los Estados Unidos el 20 de enero, y eso sería un argumento a favor de más estímulos. Algunos analistas piensan que el BCE va a decidir una extensión de al menos seis meses.

Pero la reacción de los mercados al triunfo de Trump ha sido optimista hasta ahora. Algunas de las ideas de Trump, como gastar un billón de dólares en túneles, puentes, carreteras y puertos, y eliminar algunas regulaciones financieras, pudieran alentar el crecimiento. Esas perspectivas — aunque inciertas — han elevado ya los precios de las acciones de compañías que se beneficiarían, como las de la productora de equipo de construcción Caterpillar.

Y si la idea de gastos en infraestructura prende en Europa, eso podría ayudar a la economía continental, especialmente en los 19 países de la eurozona. Desde la crisis financiera global, la unión monetaria se ha concentrado en recortes de gastos, que reducen la deuda, pero frenan el crecimiento económico.

Los miembros del euro tienen reglas que restringen la deuda y los déficit, pero la voluntad para hacer cumplir las reglas parece haberse debilitado incluso antes de las elecciones estadounidenses: por ejemplo, la Comisión Europea dio a Portugal más tiempo para reducir su déficit al límite fijado.

El estímulo del BCE tiene amplias implicaciones para inversionistas, ahorristas y compañías. Tasas de interés ultrabajas — un producto del estímulo — han reducido los dividendos de los ahorros, llevado a los inversionistas a mercados más riesgosos, como acciones y bienes raíces, e incrementado presiones sobre programas de pensiones. Además, las tasas han debilitado los ingresos de los bancos, lo que hace que éstos titubeen más a la hora de dar préstamos, que son vitales para el crecimiento económico.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario