Ataque 22 marzo 2016

Pánico en Bélgica: 21 muertos en atentados en aeropuerto y metro de Bruselas

Las autoridades belgas cerraron el metro, el aeropuerto, el tranvía, los autobuses y las principales estaciones ferroviarias de la capital.

Una doble explosión en el aeropuerto de Bruselas y, al menos, una tercera en una estación de metro de la capital belga dejaron este martes un balance provisional de 21 muertos y decenas de heridos.

Presidente de Francia, François Hollande, consideró la gravedad de los ataques: "Los terroristas atacaron Bruselas pero el objetivo era Europa".

"Hay 11 muertos en Zaventem", el aeropuerto de Bruselas, informó a la AFP Pierre Meys, portavoz de los bomberos.

"Hay también una decena de muertos en (la estación de) Maalbeek, donde hubo una explosión muy fuerte", dijo.


Poco después de las 8H00 (0700 GMT), dos explosiones casi simultáneas golpearon el área de salidas del aeropuerto internacional de Bruselas.

"Primero hubo una pequeña explosión y después una más fuerte a la altura de facturación", afirmó la periodista del diario sueco Svenska Dagbladet.

Todo el edificio tembló, hay humo por todas partes y personas tiradas en el suelo en la terminal (...) Han caído trozos del techo", añadió.

En imágenes televisadas podían verse escenas de pánico, con cientos de pasajeros huyendo de la terminal de la que salían columnas de humo, y ventanas reventadas.


Poco después se produjo al menos una explosión en la estación de metro de Maalbeck, el barrio bruselense donde se encuentran las instituciones europeas.

Un periodista de la AFP vio fuera de la estación a unas quince personas en la acera con los rostros ensangrentados recibiendo asistencia médica.

Una "fuerte explosión" dejó "una decena de muertos", dijeron los bomberos a la AFP.

El ministro del Interior, Jan Jambon, elevó la amenaza antiterrorista en el país al máximo nivel.

Las explosiones de este martes se producen tras la detención el viernes en Bruselas de Saleh Abdeslam, principal sospechoso de los ataques terroristas de París en noviembre, tras cuatro meses de fuga.

Las autoridades belgas cerraron el metro, el aeropuerto, el tranvía, los autobuses y las principales estaciones ferroviarias de la capital.

La Comisión Europea pidió a su personal que no vaya a trabajar o permanezca en las oficinas.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, condenó en un comunicado los "ataques terroristas".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, expreso hoy su profunda tristeza por el ataque "cobarde" en Bruselas, que, dijo, es un "atentado contra nuestros valores y contra nuestras sociedades abiertas".

El centro de crisis del gobierno belga exhortó asimismo a los residentes de Bruselas a quedarse en casa.

Por su parte, las autoridades de varios países europeos reforzaron la seguridad en sus aeropuertos y fronteras con al menos Gran Bretaña, Francia, Alemania, Holanda y Dinamarca anunciando un incremento de los controles.

Además, Eurostar, que enlaza París y Londres con Bruselas por tren, suspendió los viajes a la capital belga.

Las reacciones políticas no se hicieron esperar.

"Es un ataque contra la Europa democrática. Jamás aceptaremos que terroristas agredan a nuestras sociedades abiertas", afirmó inmediatamente el primer ministro sueco, Stefan Löfven.

Por su parte su homólogo danés, Lars Løkke Rasmussen, denunció en Twitter un "ataque abyecto".

Las principales bolsas europeas se vieron afectadas tan pronto como saltó la noticia, con caídas de en torno al 1%.


Fuente: elnuevoherald.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario