Mundo 09 mayo 2016

Panamá cierra su frontera sur al flujo irregular de cubanos

PANAMA (AP) — Panamá anunció el lunes el cierre de su frontera sur con Colombia para impedir el flujo irregular de migrantes cubanos y de otras nacionalidades, en momentos en que reactivó con México un puente aéreo para trasladar a miles de isleños a una ciudad fronteriza con Estados Unidos.

El presidente Juan Carlos Varela dijo que debió tomar la difícil decisión de frenar ese flujo, al igual que Costa Rica y Nicaragua, porque no desea apadrinar una migración que alienta el tráfico de personas y que se hace cada vez más insostenible.

Los migrantes cubanos ingresaban principalmente por el poblado de Puerto Obaldía, en el Caribe panameño y limítrofe con Colombia.

"Nos toca cerrar la frontera a este flujo irregular", señaló el mandatario en un acto en el que puso en marcha una operación de seguridad para enfrentar el tráfico de drogas en sus fronteras.

Varela mencionó el segundo acuerdo al que llegó con el presidente mexicano Enrique Peña Nieto para ayudar a transportar a más de 3.800 migrantes cubanos que llevan semanas varados en la provincia de Chiriquí y que exigieron infructuosamente la apertura de las fronteras en Costa Rica y Nicaragua para seguir su ruta hacia Estados Unidos.

De acuerdo con el mandatario, el lunes partieron dos vuelos con 238 cubanos con destino a Ciudad Juárez, fronteriza con Estados Unidos. Los cubanos tienen que pagar sus boletos aéreos.

Ambos países ayudaron al traslado de casi un millar de cubanos en febrero en medio de la crisis que desató la decisión de Nicaragua de cerrar el paso de los isleños por su territorio. Otros millares, que habían quedado varados en la frontera de Costa Rica con Nicaragua, también fueron trasladados en avión con el visto bueno de las autoridades mexicanas.

Pero tras esas dos operaciones siguieron ingresando los cubanos por Puerto Obaldía, a donde según las autoridades llegaron en los últimos años más de 30.000 provenientes de Ecuador y Colombia en una riesgosa travesía que consistía en cruzar a Panamá y seguir posteriormente por tierra a través de Centroamérica y México para alcanzar suelo estadounidense.

El cierre a la entrada de cubanos se dará principalmente en Puerto Obaldía, aunque también incluye otros puntos fronterizos, explicó el presidente.

"No podemos estar en una forma permanente enfrentando esto", subrayó el gobernante.

El flujo migratorio de cubanos data desde hace varios años, pero se intensificó después de que La Habana y Washington decidieron restablecer relaciones en diciembre de 2014 tras medio siglo de hostilidades, lo que puso en duda la vigencia de la llamada ley de ajuste cubano de 1961 que facilita la migración de los isleños que ingresan por tierra a territorio estadounidense. Dicha ley les permite a los cubanos quedarse en Estados Unidos siempre y cuando logren ingresar a ese país.

Panamá también enfrenta una crisis por la presencia de centenares de migrantes africanos en su zona limítrofe con Costa Rica. Generalmente estos migrantes también tienen como destino Norteamérica, particularmente Canadá, aunque su situación se dificulta mucho más porque ingresan sin ningún tipo de documentos.

Varela anunció a su vez que impulsará acciones encaminadas a enfrentar la presencia de extranjeros que permanecen sin documentos en el país y que se dedican a trabajar de manera irregular.

"No permitiremos la presencia de nadie que no tenga un estatus migratorio", dijo. Millares de extranjeros, particularmente de Colombia, Venezuela, Nicaragua y República Dominicana han migrado en los últimos años a este país centroamericano en pleno crecimiento para trabajar y acceder al dólar estadounidense.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario