Mundo 24 marzo 2016

Oscura industria del hackeo podría ayudar al FBI

NUEVA YORK (AP) — Resulta que existe una oscura industria dedicada a ingresar a los smartphones para extraerles información. Pero es posible que nunca haya escuchado de ella a menos que sea un padre preocupado, un cónyuge traicionado o una agencia federal de la ley.

Ahora, uno de esos negocios de hackeo podría estar ayudando al FBI a ingresar al iPhone de uno de los autores de la masacre de San Bernardino.

El lunes, el FBI suspendió abruptamente su pleito legal con Apple, anunciando que un "tercero" había ofrecido una solución para desbloquear el dispositivo. De funcionar, podría hacer que la cooperación obligada de Apple sea innecesaria.

El anuncio ha puesto los reflectores en un grupo de empresas forenses digitales, contratistas y consultores independientes que se ganan la vida penetrando las protecciones de seguridad en teléfonos y computadoras. Ellos explotan legalmente las fallas en software y hardware de los productos.

El éxito podría representar grandes ingresos y reconocimiento en su rama. Pero la mayoría de las empresas son discretas. Debido a que la mayoría de sus negocios son con gobiernos y agencias de la ley, no tienen motivos para anunciarse a las compañías o el público en general. Además, les conviene mantener en secreto lo que hacen, dijo Christopher Soghoian, principal experto en tecnología de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés).

"Las compañías no revelarán sus secretos. Es su receta secreta", dijo Soghoian. "Tampoco le dirán a Apple cómo hacen su trabajo".

Por el momento, parece que nadie ajeno al Departamento de Justicia sabe quién es el paladín del FBI. Una enorme especulación se centra en Cellebrite — una empresa forense con sede en Israel que asegura que hace negocios con miles de agencias de la ley e inteligencia, militares y gobiernos en más de 90 países — aunque es tan solo uno de muchos posibles candidatos. Un portavoz de la compañía se rehusó a comentar.

Cellebrite, fundado en 1999, tiene contratos con el FBI desde al menos 2013. La empresa fabrica dispositivos que le permiten a las agencias de la ley extraer y decodificar datos como contactos, imágenes y mensajes de textos de más de 15.000 tipos de smartphones y otros dispositivos móviles.

También fabrica productos comerciales que las empresas pueden utilizar para ayudar a sus consumidores a transferir datos de teléfonos viejos a los nuevos. Incluso Apple utiliza dispositivos Cellebrite en algunas de sus tiendas.

En la carrera de ciberseguridad, Apple se ha mantenido un paso delante de dichas compañías forenses. El sitio web de Cellebrite señala que sus herramientas comerciales trabajan con iPhones con sistemas operativos viejos, incluyendo el iOS 8, pero no la versión más reciente, iOS 9, que es el que está instalado en el dispositivo de San Bernardino.

Desde luego que es posible que una de esas compañías haya logrado dicho avance.

"Todo es posible, solo es cuestión de con cuánto tiempo se cuente y cuánto dinero se tenga para gastar", dijo Jeremy Kirby, director de ventas en Susteen, un competidor de Cellebrite en Irvine, California, que asegura no ser la empresa aliada del FBI.

___

Bailey reportó desde San Francisco. Daniel Estrin en Jerusalén contribuyó a este despacho.

___

Bree Fowler está en Twitter como: https://twitter.com/APBreeFowler y Brandon Bailey como https://twitter.com/BrandonBailey.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario