Mundo 19 mayo 2016

OMS: Epidemia de fiebre amarilla en África no es emergencia

LONDRES (AP) — La actual epidemia de fiebre amarilla en la región central de África "es seria y muy preocupante" pero no justifica ser declarada una emergencia mundial, señaló la Organización Mundial de la Salud (OMS) el jueves.

El jueves, la agencia de Naciones Unidas encargada de la salud convocó a un comité de expertos para considerar si la epidemia de fiebre amarilla, una enfermedad hemorrágica aguda, califica como una emergencia de salud internacional. Eso es definido por la OMS como un acontecimiento "extraordinario" con potencial de cruzar fronteras y que requiere acción inmediata.

La OMS declaró previamente emergencia mundial las crisis por epidemia de ébola en 2014 y la reciente por el virus de zika.

Después de deliberar durante varias horas, el presidente del comité, Oyewale Tomori, anunció que aunque la fiebre amarilla no reúne las condiciones para ser una emergencia de salud internacional requiere "redobladas medidas de control", incluyendo mejor vigilancia y políticas de vacunación.

El brote actual de fiebre amarilla, identificado primero en Angola en diciembre del año pasado, ha enfermado a más de 2.000 personas y ocasionado la muerte a cerca de 300. La enfermedad transmitida por mosquitos también ha sido exportada a Congo, Kenia y China.

No existe tratamiento conocido para la fiebre amarilla, pero sí una vacuna, aunque las existencias de ésta en el mundo son limitadas. La fiebre amarilla es común en regiones tropicales de África y Latinoamérica, pero hasta este año no había aparecido en Asia.

Las personas con fiebre amarilla a menudo presentan fiebre, dolor muscular y náusea. Aproximadamente 15% de los pacientes sufren una fase más tóxica en un día y presentan ictericia, dolor abdominal y problemas renales. Alrededor de la mitad de esos pacientes muere en un período de dos semanas.

Algunos expertos calificaron como un error la decisión de la OMS de no declarar una emergencia mundial.

"¿Por qué tenemos que esperar hasta que la crisis esté justo sobre nosotros antes de actuar?", preguntó Michael Osterholm, un experto en enfermedades infecciosas en la Universidad de Minnesota. "África es como un cilindro de gas esperando que el cerillo de la fiebre amarilla lo encienda".

El especialista pronostico además que la enfermedad a paso del tiempo llegaría a otras partes, incluyendo Estados Unidos.

Paul Reiter, un entomólogo del Instituto Pasteur en París, describió la capacidad del mundo para controlar mosquitos como "absolutamente nula" y advirtió que la situación en África podría crecer hasta convertirse en algo "globalmente catastrófico". Reiter señaló que los mismos mosquitos que transmiten la fiebre amarilla también transmiten el virus de zika y el dengue, y los casos de estas dos últimas enfermedades han aumentado drásticamente en meses recientes.

"No pienso que deberíamos descartar el potencial peor escenario de esta epidemia", dijo el médico Bart Janssens, director de operaciones de la organización Médicos sin Fronteras. "Es una situación muy inusual".

Agregó que la fiebre amarilla circula ahora en dos capitales africanas, Luanda y Kinshasa, lo que eleva el riesgo de su propagación a nivel internacional.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario