EEUU 26 mayo 2016

OMS: Casi 1.000 muertos en ataques a hospitales en 2 años

WASHINGTON (AP) — En los últimos dos años casi mil personas perdieron la vida en todo el mundo en ataques contra instalaciones sanitarias durante conflictos armados, incidentes que violan las leyes humanitarias, dijo la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Un reporte publicado el jueves señala una alarmante falta de respeto por la protección a la atención sanitaria de parte de gobiernos y grupos armados, lo que generó una dura condena de grupos de derechos humanos y médicos.

El estudio de la agencia sanitaria de Naciones Unidas, con sede en Ginebra, identifica 594 ataques a hospitales y cínicas en Oriente Medio, África y otras partes del mundo durante 2014 y 2015. En ellos fallecieron 959 personas entre médicos, personal de apoyo, pacientes y visitas, y más de 1.500 resultaron heridas.

Uno de los datos más alarmantes del informe es que más del 60% de los ataques se dirigieron de forma deliberada contra instalaciones médicas. El 20% fueron accidentales y en el resto de los casos se desconoce la motivación. Más de la mitad de las agresiones fueron perpetradas por gobiernos, un tercio por grupos armados no estatales y el resto se desconoce.

"Con alarmante frecuencia somos testigos de una falta de respeto hacia lo sagrado de la atención sanitaria, el derecho a recibir atención sanitaria y a la ley humanitaria internacional", apuntó el reporte. "Los pacientes son baleados en sus camas de hospital, el personal médico es amenazado, intimidado o atacado y se bombardean hospitales".

Atacar hospitales, médicos y pacientes constituye un crimen de guerra según la Convención de Ginebra. El Consejo de Seguridad de la ONU denunció los ataques y pidió a todas las partes implicadas en conflictos que protejan las instalaciones médicas, pero algunos de los miembros más poderosos del ente se han visto implicados en incidentes de este tipo.

Fuerzas estadounidenses atacaron una clínica en Afganistán el año pasado, matando a 42 personas, en lo que el Pentágono calificó como un error humano. La coalición para Yemen, liderada por Arabia Saudí y respaldada por Estados Unidos, atacó también instalaciones sanitarias. El presidente sirio Bashar Assad y las fuerzas rusas que lo apoyan fueron acusados de bombardear deliberadamente hospitales para hacer imposible la vida en las zonas rebeldes.

"Esto es una ruptura absolutamente devastadora de esta longeva norma — la protección y respeto a la atención sanitaria", dijo Susannah Sirkin, directora de Physician for Human Rights, com sede en Nueva York.

La OMS destaca en su informe la importancia de seguir documentando este tipo de ataques y los efectos que tienen sobre las comunidades donde se perpetran.

"Debemos asegurar que se proporciona atención sanitaria universal durante emergencias a todos aquellos que lo necesitan, de forma segura, sin estar afectada por la violencia u obstrucciones", agregó.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario