Mundo 17 junio 2016

Ofensiva antidelincuencia en Filipinas golpea a los pobres

MANILA, Filipinas (AP) — En una ofensiva contra la delincuencia que lleva el nombre del presidente electo de las Filipinas, la policía ha detenido a cientos de niños o sus padres por violar un toque de queda nocturno y se ha llevado a hombres ebrios que deambulaban por las calles sin camisa en los barrios pobres de Manila.

Para los pobres, que apoyaron por mayoría al futuro mandatario Rodrigo Duterte, es un presagio de la guerra contra el hampa que él prometió.

En un operativo sorpresa lanzado la semana pasada y del cual The Associated Press fue testigo, una niña que parecía tener unos 10 años fue llevada a la fuerza a una camioneta policial por violar el toque de queda. Ella protestó diciendo que solo estaba afuera porque estaba sacando la basura de su casa.

Un niño, aproximadamente de esa misma edad, gritó "¡No me quiero ir!". Otro niño un poco mayor, preso del pánico, dejó caer su bolsa de comida cuando llegaron los policías a llevárselo.

Una madre que dormía en el pavimento con su hijo pequeño gritó aturdida cuando una trabajadora social se llevó al pequeño y fue llevada a una camioneta policial. "¿Dónde está mi hijo? ¡Me voy a volver loca aquí!", exclamó la mujer.

La mujer llevaba un brazalete con el nombre de Duterte. Se tranquilizó un poco cuando la trabajadora social le trajo el niño al vehículo.

El operativo ha sido bautizado como "Oplan Rody": Oplan es en referencia a "plan operativo", mientras que Rody son las iniciales de la frase "Libremos a las Calles de Borrachos y Jóvenes" y al mismo tiempo es el apodo de Duterte, que asumirá la presidencia el 30 de junio.

En las semanas desde que Duterte, quien era alcalde de una ciudad del sur, ganó las elecciones presidenciales, la policía y funcionarios locales han resucitado antiguas normas municipales como los toques de queda nocturnos para menores, o como la prohibición sobre el consumo de alcohol y de estar sin camisa en público.

Rolando Roxas, padre de un joven de 14 años que fue detenido cuando compraba un plato de fideos, dijo que probablemente es buena idea enseñarle a los niños que no es bueno estar afuera de noche.

Sin embargo, Jocelyn Chávez está furiosa. Es una vendedora con un pequeño comercio que trabaja de noche para mantener a sus cinco hijos y tuvo que pasar un día sin ingresos para ir a buscar a su hija, quien había sido sacado de las calles por estar afuera sacando la basura.

"Si yo no trabajo mi hija no tendrá nada que comer", dijo la mujer.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario