Associated Press 29 marzo 2016

Obama vuelve su atención al problema del consumo de opioides

ATLANTA (AP) — La trayectoria de las muertes por consumo de opioides en Estados Unidos tiende a la dirección equivocada y debe ser una prioridad del gobierno al igual que el terrorismo, la respuesta a los desastres naturales y la promoción de una economía sólida, afirmó el presidente Barack Obama el martes.

"Pienso que el público todavía no comprende del todo la seriedad del problema", declaró Obama ante cerca de 2.000 personas que asistieron a la Conferencia Nacional sobre el Consumo de Fármacos Prescritos y Heroína. En el evento, el presidente sostuvo que más gente muere por sobredosis de opioides que por accidentes de tránsito.

La presentación de Obama en la conferencia se dio mientras su gobierno emitía regulaciones propuestas y anunciaba un nuevo financiamiento a los estados para que compren y distribuyan naloxona, el fármaco que revierte la sobredosis por opioides, y para capacitar al personal de los servicios de emergencia y a otros sobre su uso. Las medidas coinciden también con el compromiso de 60 escuelas de Medicina para aumentar la capacitación para la prescripción de opioides.

Los opioides son fármacos altamente adictivos que incluyen tanto los analgésicos recetados, como la codeína y morfina, como los narcóticos ilegales, en particular la heroína. Las muertes relacionadas con los opioides se elevaron a más de 29.000 en 2014, el mayor número registrado.

El Congreso intenta destinar más recursos al problema, un área donde un acuerdo bipartidista podría lograrse durante el año de la elección. Pero la Casa Blanca se opone a un proyecto de ley del Senado que, señala, carece de un financiamiento crucial. Obama busca que se destinen 1.100 millones de dólares en la ampliación del tratamiento de la adicción a los opioides, que triplica los niveles actuales.

"El problema que tenemos en la actualidad es la carencia de fondos suficientes para el tratamiento", afirmó Obama.

Los senadores republicanos destacaron que el proyecto de ley, junto con 400 millones de dólares asignados con antelación a programas específicos de opioides, serían de todas maneras avances importantes.

Obama habló durante una mesa redonda con médicos y ex adictos. Afirmó que antes, la adicción ha sido tratada como un problema de ejecución de la ley, mientras que el público a menudo lo veía como una debilidad de carácter. Obama agregó que la epidemia de los opioides demuestra que la adicción afecta a todos.

Aludió a su uso de drogas como joven, al decir que fue afortunado de que la adicción "no enterró sus garras en mí", excepto por la nicotina. Obama es un ex fumador.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario