EEUU 05 septiembre 2016

Obama presiona por el TPP aunque le quedan pocos meses

WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama está usando su viaje a China y Laos para llamar la atención a una propuesta de pacto de libre comercio entre los países que bordean el Océano Pacífico. Aunque el llamado Acuerdo de Asociación Transpacífico se ha topado con una oposición fuerte entre ambos partidos en el Congreso, el gobierno de Obama está presionando por su caso.

Tanto partidarios como enemigos del plan de pacto comercial creen que todavía podría ocurrir una votación en el Congreso por el acuerdo de 12 naciones —entre ellas Chile, México y Perú_, pese a que Obama está en los últimos meses de su segundo y último mandato.

Obama defendió el lunes en China el acuerdo comercial, también conocido como TPP por sus siglas en inglés. El mandatario dijo que es "indiscutible que crearía un mejor acuerdo para nosotros que la situación actual".

Alegó que no tiene que promover el pacto entre los líderes asiáticos que forman parte de las negociaciones porque "ellos ya ven esto como lo que es mejor para sus propios países".

En Estados Unidos, sin embargo, los candidatos presidenciales Hillary Clinton y Donald Trump han fustigado el proyecto. Las encuestas muestran que los votantes están divididos casi en la misma proporción en cuanto a sus beneficios potenciales.

Una encuesta realizada por el Pew Research Center estima que el 39% de los votantes registrados ven al TPP como algo malo para Estados Unidos, mientras un 37% lo considera positivamente. Ese es el tipo de números que difícilmente inspiraría al Congreso a atender el llamado del presidente.

Las perspectivas del TPP lucen poco prometedoras en el Congreso.

Es difícil poner en duda la evaluación del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, de que el TPP no cuenta ahora con los votos suficientes para ser aprobado. A eso hay que sumar la declaración del líder de la mayoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, de que esa cámara no sopesará el proyecto este año.

El año pasado, la Cámara de Representantes apenas aprobó una iniciativa para establecer la llamada "vía rápida", un proceso simplificado para la aprobación del TPP, pero los detalles del acuerdo real no se hicieron públicos hasta noviembre. Desde entonces, alrededor de una decena de republicanos que votaron a favor de la vía rápida cambiaron de parecer y han dicho que se oponen al acuerdo.

Eso deja al gobierno federal y a otros partidarios del TPP con una tarea difícil en la cámara baja.

La lucha en el Senado podría ser menos difícil, ya que los partidarios del acuerdo solo necesitan una mayoría simple para aprobarlo, en lugar de los 60 votos que por lo general son necesarios para aprobar una iniciativa de legislación.

Entretanto, los grupos empresariales partidarios del acuerdo utilizaron el receso parlamentario de agosto para presionar a los legisladores y sus equipos.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario