EEUU 24 junio 2016

Obama da confianza a británicos tras votación sobre UE

WASHINGTON (AP) — El presidente Barack Obama trató el viernes de tranquilizar a los británicos al decirles que la relación especial entre Washington y Londres sobrellevará el inminente divorcio del Reino Unido con Europa, mientras su gobierno evaluaba apuradamente los efectos de la separación.

Mientras las bolsas caían, Obama habló con calma sobre continuidad, y señaló que la sorprendente votación no afectaría la relación entre Estados Unidos y el Reino Unido, ni el apoyo estadounidense a la alianza europea. Obama y sus más altos asesores realizaron una serie de llamadas a funcionarios británicos y europeos para mostrarles apoyo.

Obama habló por separado con el primer ministro David Cameron y la canciller alemana Angela Merkel sobre cómo se separaría Gran Bretaña de la unión de otros 27 países, proceso que se espera tome hasta dos años. Obama dijo que tras su conversación con Cameron se sintió "seguro" de que Gran Bretaña está "comprometida a una transición ordenada".

"Si bien la relación de Gran Bretaña con la Unión Europea cambiará, una cosa que no cambiará será la relación especial que existe entre nuestras dos naciones", dijo el viernes Obama en la Universidad de Stanford. "Eso perdurará".

El secretario de Defensa Ash Carter y el secretario de Estado John Kerry también hablaron con sus contrapartes británicas el viernes.

El respaldo no pudo tapar lo que claramente fue un revés para el presidente, que en una noche fue testigo del rechazo a su llamado a la unidad y de un giro en su legado en Europa. Obama había exhortado enfáticamente al Reino Unido para que permaneciera en la UE, por lo que la votación socava sus esfuerzos para contrarrestar el pensamiento aislacionista que están avanzando en muchas partes del mundo.

La votación también mostró que pese a sus grandes esfuerzos para reforzar las alianzas internacionales, abandonará la Casa Blanca con un UE menguada y en riesgo de seguir desmoronándose.

El efecto de la votación se sintió más allá de Londres y Bruselas. Las bolsas de valores se vinieron abajo en Estados Unidos y en todo el mundo, mientras los inversionistas se preguntaban qué es lo que pasará después con Gran Bretaña, Europa —el bloque económico más grande del mundo— y la economía global. El secretario del Tesoro Jacob Lew prometió trabajar de cerca con funcionarios británicos y europeos para asegurar "estabilidad, seguridad y prosperidad económica en Europa y otros lugares".

Lew agregó que durante semanas ha estado en consultas con funcionarios de finanzas y firmas de inversiones.

"El Reino Unido y otros encargados de política tienen los recursos necesarios para apoyar la estabilidad financiera", dijo.

Poco antes de la votación, la Casa Blanca declinó hablar sobre los planes de contingencia en caso de que Gran Bretaña optara por la separación, insinuando de que no consideraba necesaria esta opción.

Pero al presentar argumentos contra la separación, Obama describió un panorama austero. En asuntos económicos y de seguridad nacional, Gran Bretaña es un aliado clave para Europa en nombre de Estados Unidos. Ese estatus podría menguar tras el retiro de la unión, dijo Obama en abril, durante una visita a Londres, donde hizo una efusiva presentación en contra de la campaña de separación.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario