Mundo 29 junio 2016

NY: Acusan a policías en caso de hijo de expresidente Lobo

NUEVA YORK (AP) — Las autoridades neoyorquinas acusaron el miércoles a seis miembros de la policía hondureña de planear presuntamente la importación de cocaína a Estados Unidos junto al hijo del ex presidente de Honduras Porfirio Lobo.

Según la fiscalía del distrito sur de Manhattan, los policías apoyaron operaciones de tráfico de drogas al aceptar sobornos a cambio de ofrecer seguridad para que la cocaína fuera transportada a través de Honduras antes de ser importada a Estados Unidos.

De acuerdo con la fiscalía, Fabio Porfirio Lobo, el hijo del ex mandatario de Honduras, participó en reuniones con los policías y con agentes encubiertos que él pensaba eran traficantes mexicanos. Lobo se declaró culpable en mayo de asociación delictiva para traficar cocaína a Estados Unidos frente a la jueza Lorna Schofield en la corte federal de Manhattan.

El organismo identificó a los policías hondureños como Ludwig Criss Zelaya Romero, Mario Guillermo Mejía Vargas, Juan Manuel Avila Meza, Carlos José Zavala Velásquez, Víctor Oswaldo López Flores y Jorge Alfredo Cruz Chávez. Dijo que no han sido detenidos.

Los documentos presentados por la fiscalía indican que los agentes de policía apoyaron a múltiples organizaciones de tráfico de drogas desde el 2004 para "inundar a Estados Unidos con cocaína". Los agentes supuestamente ofrecían información confidencial sobre investigaciones policiales.

Según la acusación formal, en junio del 2014 Lobo presentó a dos individuos que él pensaba que eran traficantes de droga mexicanos a los seis policías. Durante la reunión, grabada en video, los agentes desplegaron un mapa de Honduras y señalaron donde se encuentran los puestos de control que tiene la policía y la ruta que debería seguir el supuesto cargamento de varias toneladas de cocaína. Los policías también accedieron a recibir pagos de aproximadamente 100.000 dólares a cambio de ofrecer seguridad con armas para el tránsito de la droga, señala la fiscalía.

Lobo enfrenta una pena mínima de 10 años en prisión y una pena máxima de cadena perpetua. El acusado permanece preso desde que fue traído a Estados Unidos en mayo de 2015 tras haber sido arrestado en Haití por las autoridades haitianas que trabajaron en colaboración con la Administración para el Control de Drogas (DEA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos.

El padre de Lobo fue presidente de Honduras desde 2010 a 2014. Fue escogido tras un golpe de Estado que sacó a Manuel Zelaya de la presidencia en 2009.

El caso contra los agentes de policía está pendiente frente a la juez Schofield que preside el caso de Lobo.

La acusación presentada el miércoles por la fiscalía indica que en el 2014 el hijo del expresidente accedió a ofrecer seguridad y apoyo logístico al transporte de cargamentos de cocaína que Lobo creía pertenecía al cartel mexicano de Sinaloa. Según la fiscalía, Lobo accedió a ofrecer asistencia a cambio de más de un millón de dólares.

El presidente hondureño Juan Orlando Hernández reafirmó en mayo su compromiso para depurar las fuerzas de seguridad de personal vinculado con el crimen organizado, poco después de que se anunciara la suspensión de 23 jefes policiales y la apertura de una investigación a otros 108 agentes. Este año el Congreso de Honduras decretó una "emergencia nacional" para depurar la policía y en abril el presidente designó una comisión para realizar el trabajo.

_______________

Claudia Torrens está en Twitter como http://www.twitter.com/ClaudiaTorrens

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario