Entretenimiento 14 octubre 2016

Norah Jones retoma el sonido que la lanzó al estrellato

NUEVA YORK (AP) — Norah Jones regresa a sus raíces con "Day Breaks", un disco con sabor a jazz y base de piano que se acerca a su exitoso álbum debut "Come Away With Me" más que cualquiera de sus siguientes producciones.

Jones le da a su casa disquera unos 25 millones de motivos para estar emocionados. Ese es el impresionante número de copias que vendió su álbum de 2002, un bálsamo musical para momentos difíciles que además le mereció un puñado de premios Grammy. Ahora con 37 años, y madre dos hijos, Jones refleja sus estudios de jazz con más arreglos estimulantes y una banda estelar de músicos.

También retoma el piano después de un tiempo. Y puede que haya mejores pianistas, mejores cantantes, pero cuando Jones combina ambas artes crea un sonido indeleble.

"Es más yo que cuando estoy solo cantando", dijo Jones en una entrevista reciente.

Su camino a "Day Breaks" comenzó con un concierto en el 2014 en Washington para celebrar el 75to aniversario de Blue Note, el sello que la representa. Cantó "I've Got to See You Again" de su primer álbum con una banda formidable que incluyó a Wayne Shorter en el saxofón, Brian Blade en la batería y John Patitucci en el bajo.

"Fue completamente fascinante", dijo Don Was, veterano productor y presidente de Blue Note. "No sonó a nada que hayamos escuchado antes y nos erizó la piel. Ciertamente dejé en claro que me hubiese gustado tener una grabación de eso".

La experiencia satisfizo a Jones también. Había estado oyendo muchas grabaciones de jazz-soul de los años 60 y 70 y pensó que las nuevas canciones que estaba escribiendo funcionarían con Shorter y los demás músicos.

Desde "Come Away With Me", Jones parecía determinada a hacer todo tipo de música menos aquella que la hizo famosa. Se aventuró con el country, grabó duetos de los Everly Brothers con Billie Jo Armstrong y, más memorablemente, colaboró con Danger Mouse en el agudo álbum de ruptura de 2012 "Little Broken Hearts".

A veces así es como los artistas responden al gran éxito. Eso, o se repiten a sí mismos hasta el cansancio. Jones dijo que la suya no fue una estrategia calculada.

"Más bien es que estaba sedienta de algo distinto", dijo. "De repente estaba metida en la música country y escuchando bluegrass y Dolly Parton. Estaba oyendo todo tipo de música que me interesaba y eso me hizo querer probar cosas diferentes".

El éxito a ese nivel puede desorientarlo a uno a nivel personal. Jones parece haber respondido a esto cuidando su privacidad. Tiene ambiciones musicales, pero prefiere no hacerse notar demasiado.

El fundador de Blue Note Bruce Lundvall, mentor de Jones, admitió que le tomó algo de tiempo meterse en la música que siguió a su debut, dijo la cantautora. Lundvall, quien murió el año pasado, era jazzista. Pero el sello discográfico no le rogó que volviera a su sonido original, añadió.

"Nadie me ha puesto jamás bajo ese tipo de presión. No sé si es porque ellos saben que soy cabeza dura o porque les gusta lo que hago o porque saben que yo tengo el poder", dijo, bajando la voz al decir esas últimas cuatro palabras. "No lo sé. Tener todo ese éxito al principio me otorgó esta libertad".

"Ellos todavía podrían decirme qué hacer", añadió. "Eso no quiere decir que vaya a hacerlo, pero no lo han hecho".

Lo más inteligente es darle a Jones espacio para estirarse, dijo Was.

"Creo que hay una coherencia tremenda en cuanto a su persona y cómo se preocupada por todos sus álbumes", dijo. "Uno puede ver claramente quién es Norah Jones como artista y como persona. Pero las texturas cambian. Puede decirse lo mismo de Miles Davis, puede decirse lo mismo de Bob Dylan, puede decirse lo mismo de Neil Young".

A pocos días de su lanzamiento la semana pasada, "Day Breaks" alcanzó la cima de ventas en iTunes.

___

David Bauder está en Twitter como twitter.com/dbauder.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario