Mundo 06 septiembre 2016

Nicaragua concede asilo político a ex presidente Funes

MANAGUA (AP) — El gobierno de Nicaragua concedió asilo político al ex presidente de El Salvador, Mauricio Funes, por considerar que estaba en peligro su vida y su integridad física, informó La Gaceta-Diario oficial nicaragüense el martes.

El asilo incluye a su pareja, Ada Mitchell Guzmán, y a sus tres hijos por considerarles en peligro "por luchar en pro de la democracia, la paz, la justicia y los derechos humanos" y por su filiación política en El Salvador.

A través de su cuenta de Twitter, Funes informó que decidió pedir asilo el 31 de agosto "después de constatar la persecución política que se inicia en mi contra". En la gaceta oficial nicaragüense se señala como fecha de la solicitud el 1 de septiembre, justo cuando la Corte Suprema salvadoreña ordenó publicitar la lista de viajes que hizo Funes durante su mandato con fondos públicos.

Su solicitud fue concedida el 2 de septiembre, según el diario oficial, aunque publicada en la gaceta del este martes.

Mauricio Funes, que llegó al poder postulado por el izquierdista Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN), enfrenta en su país un juicio por enriquecimiento ilícito. La Fiscalía también mantiene abierta una investigación relacionada con delitos de corrupción durante su gobierno, de 2009 a 2014.

El ex mandatario, sin embargo, negó que su solicitud sea una manera de evadir la justicia. "El asilo sólo busca garantizar protección frente a la persecución", explicó en su Twitter. "No he renunciado a enfrentar el proceso judicial ni a probar mi inocencia".

"Tengo fundadas razones para asegurar que existe un plan de atentados de la extrema derecha en mi contra. Por eso solicité asilo y protección", añadió por la misma vía.

Funes fue el primer mandatario de un partido de izquierdas que gobernó El Salvador tras la guerra civil. El FMLN, que se mantiene en el poder actualmente, surgió de la antigua guerrilla salvadoreña, es decir de orígenes similares al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN) del presidente nicaragüense Daniel Ortega.

De hecho, aparentemente Ortega, un ex guerrillero, tendría más afinidad política con su actual homólogo salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, quien también luchó en la guerra interna antes de llegar al gobierno por la vía electoral.

En la actualidad Ortega es cuestionado por movimientos que algunos interpretan como un intento de eliminar a sus opositores políticos.

Funes, periodista de profesión, fue cuestionado durante su mandato debido a que aparentemente facilitó una tregua con las pandillas -causantes de la enorme violencia que sufre El Salvador. Su gobierno siempre negó que avalara el diálogo con las pandillas o maras pero diversos funcionarios lo confirmaron y las autoridades de hecho permitieron que un grupo de mediadores se encontrara con pandilleros dentro y fuera de las prisiones.

Ahora, sin embargo, Funes está en la mira por presuntos delitos de corrupción. En agosto, la fiscalía salvadoreña allanó varias viviendas y negocios para buscar evidencias relacionadas con "delitos de peculado, negociaciones ilícitas, malversación, enriquecimiento ilícito y tráfico de influencias" durante su ejecutivo.

Al margen, el ex presidente está siendo procesado en un tribunal de San Salvador por un presunto delito de enriquecimiento ilícito y, según las investigaciones de la Sección de Probidad de la Corte Suprema de Justicia, el exmandatario y su familia deberán justificar el origen de 728.329,74 dólares. La demanda incluye a la ex primera dama y actual secretaria de Inclusión Social, Vanda Pignato, y a uno de sus hijos, Diego Roberto Funes Cañas.

El pasado 1 de septiembre, un día después de la petición de asilo, la Corte Suprema salvadoreña ordenó a la presidencia que publique la lista de viajes internacionales realizados con fondos públicos por ex el presidente y la ex primera dama para determinar posibles responsabilidades administrativas o penales.

Funes llegó a Nicaragua hace tres meses, según su twitter, aduciendo que se encontraba trabajando en una consultoría, sin especificar si para el Estado o para un privado.

El pasado 25 de agosto se enfrentó en redes sociales con el periodista nicaragüense Carlos Fernando Chamorro, que lo cuestionó sobre su estadía en Nicaragua, porqué llevaba escoltas policiales y la fecha en que regresaría a El Salvador.

"El sábado pasado encontré en el súper a @FunesCartagena. Me dijo que andaba turisteando y que regresaría el martes (ayer) a su país. ¿Va o viene?", expresó en Twitter Chamorro.

-------------

Marcos Alemán informó desde San Salvador.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario