Associated Press 06 septiembre 2016

NASA va tras asteroide para traer muestras de superficie

CABO CAÑAVERAL, Florida, EE.UU. (AP) — Esta semana la NASA va tras un asteroide como nunca antes. Lanzará una nave espacial hacia la roca negra y exótica llamada Bennu, recogerá un poco de tierra de la superficie y luego, en un final en grande, traerá la muestra a nuestro planeta.

La misión tomará siete años, comenzando con el lanzamiento planificado para el jueves por la noche en Cabo Cañaveral y concluyendo con la llegada de las muestra de asteroide en el 2023, tras un recorrido de 6.500 millones de kilómetros (4.000 millones de millas).

Promete convertirse en el botín cósmico más grande después de las rocas lunares que trajo la misión Apollo, recogidas por manos de astronautas a fines de la década de 1960 y a principios de la década de 1970.

La NASA ya ha traído polvo de cometas y partículas de viento solar. Y Japón ya lo hizo en un asteroide hace una década y está camino a su segundo encuentro con una roca espacial. Pero en esos casos estamos hablando de muestras muy pequeñas.

El robot cazaasteroides de la NASA, Osiris-Rex, está diseñado para recoger piedras grandes y chicas, y en una sola recolección puede tomar el equivalente a entre uno y cuatro, e incluso cinco, puñados.

"Vamos a explorar un mundo desconocido", dijo el científico principal Dante Lauretta, de la Universidad de Arizona en Tucson. "Vamos a poder crear un mapa detallado. Cuando acabemos, será el esteroide con más detalles en nuestro sistema solar".

Gracias a observaciones de los telescopios espaciales Hubble y Spitzer, y de observatorios aquí en tierra, los científicos ya saben que Bennu es esférico, tiene 487 metros (1.600 pies) de diámetro y su color negro indica que es rico en carbón. Se cree que se formó hace unos 4.500 millones de años, un remanente de la formación del sistema solar. Como tal, podría arrojar pistas sobre el origen de la vida en la Tierra y, posiblemente, también en otras partes del sistema solar.

El nombre Bennu viene de la garza de la mitología egipcia.

También hay un lado práctico para la misión de más de 800 millones de dólares: defensa del planeta.

Bennu es uno de muchos asteroides cercano a la Tierra que ocasionalmente se cruzan con nuestro planeta. Mientras los científicos sepan más sobre estas rocas potencialmente peligrosas, tendremos mejores oportunidades de rastrearlas y, en el peor de los casos, estar preparados para un choque.

___

En Internet: NASA: http://www.nasa.gov/osiris-rex

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario