Mundo 16 mayo 2017

Nacionalista puertorriqueño, ¿patriota o terrorista?

NUEVA YORK (AP) — Oscar López Rivera, el nacionalista puertorriqueño que pasó más de tres décadas en la cárcel por su papel en una violenta lucha por la independencia de la isla de Estados Unidos, será aclamado por muchos como un héroe tras su liberación el miércoles y homenajeado en el Desfile Puertorriqueño del mes que viene en Nueva York, que congrega multitudes.

“Tenemos que agradecerle por haberle consagrado su vida a nuestra isla”, declaró Nelson Cortés, un mesero de 45 años que apoya la independencia de Puerto Rico. “Es exactamente lo que necesitamos en estos momentos”.

La historia de Rivera, sin embargo, no es tan sencilla. Integró la organización izquierdista Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN) que se atribuyó más de un centenar de atentados con bombas en Nueva York, Chicago, Washington y Puerto Rico en la década de 1970.

En un atentado que todavía no fue resuelto contra la histórica Taberna Fraunces de Nueva York murieron cuatro personas y más de 60 resultaron heridas. Y los afectados por la violencia no entienden cómo puede ser que Rivera sea considerado un héroe. Para ellos es un terrorista.

“He pasado muchas horas en medio de la noche tratando de entender qué es lo que no comprendo, por qué tiene todo este respaldo”, comentó Diane Berger Ettenson, de 70 años, que estaba en el sexto mes de embarazo cuando su esposo Alex Berger murió en el atentado de la taberna.

López Rivera, quien hoy tiene 74 años, está bajo arresto domiciliario en Puerto Rico, adonde se trasladó después de que el presidente Barack Obama le conmutó en enero el resto de su condena a 70 años de cárcel. Será agasajado en la isla y también en Chicago esta semana. Sus partidarios planean asimismo rendirle homenaje en el Desfile Puertorriqueño por la Quinta Avenida de Nueva York el 11 de junio, ocasión en la que se le concederá el título de Prócer de la Libertad.

Esa decisión no fue bien vista por algunos puertorriqueños de Nueva York, que han hecho circular un pedido de que se le retire el título de prócer.

Los organizadores del desfile, que atrae más de un millón de personas todos los años, dijeron en un comunicado que “la participación de Oscar no es un apoyo a la historia de su arresto ni de ninguna forma de violencia. Es más bien un reconocimiento a un hombre y a la lucha de una nación por su soberanía”.

Las FALN surgieron a mediados de los 70, un período turbulento en el que también funcionaron organizaciones radicales como Weather Underground y el Ejército Simbionés de Liberación.

El 26 de octubre de 1974 estalló una bomba frente a un banco de Manhattan a las tres de la mañana. Poco después, alguien llamó a las oficinas de la Associated Press y dijo que alguien fuese a una cabina telefónica del Upper West Side, donde había una carta en la que el FALN se atribuía la responsabilidad del ataque contra “una gran corporación yanqui”.

Las autoridades desbarataron la organización años después, cuando un drogadicto ingresó a un edificio de Chicago y encontró material para hacer bombas y cartas. López Rivera, un veterano de la guerra de Vietnam que había ido de Puerto Rico a Chicago de niño, fue detenido por una infracción de tránsito.

Él y una docena de compañeros fueron hallados culpables de sedición, robo y de tratar de “derrocar el gobierno de Estados Unidos en Puerto Rico por la fuerza” en 1981.

“Puerto Rico es una colonia de Estados Unidos y por lo tanto el pueblo puertorriqueño tiene derecho a luchar por su independencia, usando todos los medios posibles”, afirmó López Rivera durante su juicio.

Él y los demás nunca fueron vinculados con ningún ataque específico. Estuvo más de una década en confinamiento solitario luego de un fallido intento de fuga.

Cuando el presidente Bill Clinton les ofreció clemencia a varios militantes encarcelados del FALN en 1999, López Rivera rechazó el ofrecimiento en parte porque excluía a dos camaradas. Ellos ya fueron liberados, por lo que la de López Rivera es la condena más larga servida por un militante de la causa de la independencia de Puerto Rico.

Quienes lo apoyan, incluidos el ex presidente estadounidense Jimmy Carter, el papa Francisco y el senador Bernie Sanders, dicen que rescatan lo que simboliza: las penurias de Puerto Rico.

El territorio estadounidense padece una recesión que ya lleva una década, que muchos atribuyen al gobierno estadounidense, en parte por la eliminación de créditos impositivos que supuestamente derivó en el derrumbe del sector industrial. La propuesta de la independencia, no obstante, recibió menos del 6% de los votos en cuatro referendos.

“Uno puede estar de acuerdo o no con él en el plano político, pero es un símbolo de determinación y convicción”, dijo el creador de la obra teatral “Hamilton” Lin-Manuel Miranda, quien abogó por que se le concediese clemencia.

La representante nacional estadounidense Nydia Velázquez, la primera mujer puertorriqueña en acceder a la cámara baja, dijo que ha constatado cómo López Rivera une al país.

“Creo que pagó un precio muy alto”, señaló la legisladora.

Pero para Joseph Connor, quien tenía nueve años cuando su padre murió en el ataque contra la taberna, su batalla es más personal.

“Cada vez que tengo que defender la vida de mi padre, me quita un poco de vida”, expresó. “Mis hijos no conocieron a mi padre, pero han tenido que lidiar con todo esto. Es algo que nosotros no buscamos”.

___

La reportera de la Associated Press Danica Coto colaboró en este despacho desde San Juan.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario