Deportes 08 julio 2016

Murray y Raonic avanzan a la final de Wimbledon

LONDRES (AP) — Andy Murray tendrá la oportunidad de sumar su segundo trofeo de Wimbledon. Roger Federer seguirá estacando en siete coronas.

Murray despachó el viernes 6-3, 6-3, 6-3 a Tomas Berdych para avanzar a su tercera final de Wimbledon, donde enfrentará el domingo a Milos Raonic, un debutante en esa instancia de un Grand Slam. El canadiense, dotado de uno de los mejores saques del tenis, remontó dos sets para vencer 6-3, 6-7 (3), 4-6, 7-5, 6-3 a Federer.

El astro suizo, el favorito sentimental del público, estuvo cerca de avanzar a su 11ra final de Wimbledon, pero flaqueó en el cuarto set y se desmoronó en el quinto. A un mes de cumplir los 35 años, Federer permanece empatado con Peter Sampras y William Renshaw, un tenista del siglo 19, con siete títulos de Wimbledon.

Murray buscará su segundo campeonato de Wimbledon, y tercero de un Grand Slam. Jugará su 11ra final de un major, aunque por primera vez lo hará ante un oponente que no sea Federer o Novak Djokovic.

En sus dos finales anteriores en el All England Club, cayó ante Federer en 2012 y venció a Djokovic al año siguiente. Su otro título fue el US Open de 2012.

"Uno aprende de esos partidos", comentó Murray. "Ayuda tener la experiencia de haber enfrentado a algunos de los mejores tenistas de la historia".

"A medida que envejeces, no sabes cuántas oportunidades vas a tener para estar en una final de un Grand Slam", agregó el británico de 29 años. "Quieres aprovechar las oportunidades al máximo, y pude hacerlo".

Raonic, de 25 años, es el primer hombre canadiense que avanza a una final de un Grand Slam. Eugenie Bouchard fue la primera mujer de su país en lograrlo, al perder la final de Wimbledon en 2014.

Raonic propinó a Federer su primer revés en las semifinales de Wimbledon, donde el suizo había ganado sus 10 presentaciones anteriores.

"Esta duele, porque siento que la tenía", comentó Federer. "Estuve muy cerca. Estuve realmente cerca, así que sin duda que duele".

Federer ganó Wimbledon por última vez en 2012, cuando sumó el último de sus 17 títulos de Grand Slam, la máxima cifra en la historia. Hace dos años perdió la final ante Djokovic, quien esta vez fue eliminado por Sam Querrey en la tercera ronda.

La balanza del partido se inclinó en el cuarto set, cuando Raonic levantó tres puntos de quiebre, dos en un mismo game para mantenerse arriba 3-2, y otra para conservar su servicio y sacar ventaja de 5-4.

"Fue una remontada increíble de mi parte", señaló Raonic. "Tuve problemas en el tercer y cuarto sets. El estaba jugando realmente bien, y cuando tuve una pequeña apertura, pude darle vuelta".

Después, Federer tenía ventaja de 40-0 en su saque para empatar 6-6, pero cometió dos faltas dobles consecutivas, y finalmente Raonic quebró para ganar la manga 7-5.

"No puedo creer que cometí dos faltas dobles consecutivas", señaló Federer. "Fue algo inexplicable. Estoy muy triste por eso, y molesto conmigo mismo porque no debí haberle permitido ganar ese set tan fácilmente".

Federer pidió la asistencia de un preparador físico durante el cambio y recibió un masaje en el muslo derecho.

Luego, mientras sacaba abajo 2-1 en el quinto, Federer se tropezó en un punto y cayó de bruces al césped. El suizo se fue de inmediato a su silla y un preparador físico le revisó la rodilla izquierda, la misma que le operaron en enero por una rotura de meniscos.

Federer reanudó el punto y no dio señales de estar lastimado, aunque perdió el servicio en ese game. Ese quiebre puso a Raonic en control, quien dominó el resto del encuentro.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario