Entretenimiento 12 abril 2016

Mundos lejanos colidan este año en el Festival de Tribeca

NUEVA YORK (AP) — Este año en el Festival de Cine de Tribeca colidan mundos tan lejanos como Elvis Presley y Richard Nixon, el Museo de Arte Metropolitano y Justin Bieber.

Aunque las películas siguen siendo el centro de atención, estarán rodeadas por un clamor multimedia en la 15ta edición anual del festival, que comienza el miércoles. El programa está repleto de charlas sobre televisión, realidad virtual y celebridades que darán de qué hablar tanto como los filmes.

Y, apropiadamente, muchas de las cintas de este año son en sí retratos de instituciones culturales en constante cambio. El festival arranca con "The First Monday in May" de Andrew Rossi, un documental sobre la acogida del Met de la moda como una forma de arte a la par de sus posesiones más tradicionales.

Se trata de la más reciente mirada de Rossi ("Page One: Inside the New York Times", "Ivory Tower") a personajes coloridos y luchadores que trabajan en una institución cultural venerada. "The First Monday in May" sigue al curador del Met Andrew Bolton mientras monta una gran exhibición de moda de influencia china, un proyecto que coincide con la gala anual de Anna Wintour que beneficia al Instituto de Vestuario del museo.

Entre los muchos momentos brillantemente observados de agitación entre bambalinas se ve en el filme a Bieber cantando espontáneamente por los pasillos del Met mientras entra con entusiasmo al baile.

"Andrew Bolton siente la misión de demostrarle a sus colegas y al mundo del arte en general que su área de concentración merece existir en el museo y ser tratada con la misma seriedad que otras disciplinas del arte", dice Rossi. "Verlo desde su perspectiva es realmente interesante porque él está casi al timón de una fuerza perturbadora en el mundo de los museos".

En Tribeca, las fuerzas perturbadoras están por todos lados. Hay 38 exhibiciones interactivas y de realidad virtual, desde una interpretación de Grateful Dead de "Truckin'" hasta una exploración de Pluto, muchas presentadas como una "sala de juegos virtual". Dieciséis eventos de televisión, incluyendo los estrenos de "The Night Manager" de AMC y "Animal Kingdom" de TNT, están previstos.

El festival cerrará con un documental de 55 minutos llamado "the bomb", que se exhibirá en una serie de pantallas que rodearán al público mientras una banda toca en vivo la partitura del filme. Y este año hay hasta una competencia para cortos de Snapchat.

Tales expansiones y experimentos son comunes en el circuito de festivales, pero reciben mayor prominencia y promoción en Tribeca, donde la cartelera cinematográfica — una mezcla de documentales sólidos, voces independientes emergentes y curiosidades encabezadas por celebridades — no siempre ha capturado la atención de los neoyorquinos.

Este año Tribeca ya causó revuelo, pero no de manera intencionada. El festival sufrió un revés cuando programó un documental contra vacunas de un médico británico desacreditado. Luego que su fundador Robert De Niro, quien tiene un hijo con autismo, defendió inicialmente la selección, el festival finalmente lo retiró.

Pero la huella de Tribeca en la ciudad está creciendo. Los eventos este año van desde el Teatro Beacon en el norte de Manhattan (propiedad de la Madison Square Garden Company, que adquirió un 50% de participación de Tribeca Enterprises en el 2014), hasta el Museo de Arte Whitney en el sur.

Y la transformación en el arte se ha colado al programa de cine. El documental "Burden" sigue al artista conceptual Chris Burden, quien en una exhibición se pegó un disparo en el brazo. "For the Love of Spock" es una tierna oda de Adam Nimoy a su famoso padre. El documental francés "Reset" es un entre bambalinas sobre el primer (y único) año de Benjamin Millepied como director del Ballet de la Ópera de París.

Nada captura mejor el espíritu del festival que "Contemporary Color" de Turner y Bill Ross, el filme del concierto de David Byrne en Brooklyn en el 2015, en el que el artista combinó impresionantemente música, danza y simbolismos. Los hermanos Ross, realizadores de tres documentales líricos de comunidades estadounidenses, señalaron que Tribeca era perfecto para su original filme en parte porque acaban de terminarlo.

"Sabíamos que si íbamos a hacer algo por esa línea, tenía que ser lo suficientemente raro", dijo Turner Ross. "Si vamos a seguir con estos documentos de lugares y personas basados en el tiempo, necesitamos un evento en el que estén sucediendo muchas cosas, una situación densa de la que pudiéramos crear un documento vivo".

Chris Rock charlará con J.J. Abrams y Tom Hanks conversará con John Oliver en un par de conferencias. La emotiva comedia dramática de Susan Sarandon "The Meddler" se proyectará previo a su estreno comercial, al igual que "A Hologram for the King" con Hanks, una adaptación del director Tom Tykwer de la novela de Dave Eggers. Katie Holmes estrenará su primer filme como directora, "All We Had".

Pero de toda esta mezcolanza en Tribeca, nada supera en rareza a "Elvis & Nixon" de Liza Johnson. El filme se inspira en el encuentro de 1970 entre Presley y el presidente, un momento íntimo capturado en una famosa foto de la Casa Blanca. Sobra decir que la balanza de poder se inclina hacia el Rey del Rock 'n' Roll.

"Es un poco surrealista en cierto modo", dijo Johnson. "Incluso en la fotografía, ... lucen tan distintos. Vienen de dos mundos completamente diferentes".

___

La reportera de AP Lindsey Bahr, en Los Angeles, contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario