Deportes 12 mayo 2016

Montagliani, de ejecutivo de seguros a líder de CONCACAF

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Victor Montagliani no tuvo una trayectoria brillante en las canchas: jugó en el nivel amateur con un club llamado Columbus y dirigió el equipo de empleados de una compañía aseguradora. Fue precisamente en el sector de los seguros en el que Montagliani obtuvo éxito y fortuna.

Y quizás esa experiencia le sea muy útil en su nuevo cargo como presidente de la CONCACAF. El organismo rector del fútbol en Norte, Centroamérica y el Caribe requiere urgentemente una "póliza" contra la corrupción.

Montagliani, de 50 años, superó por 25-16 al bermudeño Larry Mussenden en la votación del jueves entre los miembros de la CONCACAF, que realiza su congreso en la capital mexicana.

"Prometo trabajar para ustedes todos los días y estar ahí para ustedes, pero también espero su respaldo para tener unidad y camaradería en la región", dijo Montagliani en el discurso posterior a su elección como mandamás de la CONCACAF, que estaba dirigida por un comité desde que su presidente interino Alfredo Hawit fue arrestado en diciembre en Suiza por cargos de corrupción.

De hecho, dos presidentes de la CONCACAF han dejado el cargo en un año, en medio de acusaciones. Jeffrey Webb, de las Islas Caimán, se ha declarado culpable de complot, fraude y lavado de dinero, mientras que el hondureño Hawit aceptó que se confabuló con otros dirigentes para otorgar los derechos de comercialización a empresas en la Florida y Argentina a cambio de sobornos pagaderos en cuentas bancarias que él y su familia controlaban en Panamá y Honduras.

El predecesor de Webb, el trinitense Jack Warner, fue acusado en mayo, también como parte del escándalo de corrupción que sacudió a la FIFA.

"Estos eventos han manchado nuestro deporte y han socavado la confianza del público en los organismos que rigen el fútbol", escribió Montagliani el lunes, en una carta abierta en que destacaba sus atributos para dirigir la CONCACAF. "Si el fútbol se merece la devoción de una parte tan grande de la población del mundo, necesita ser gobernado de un modo sujeto a principios y profesionalismo, que por encima de todo, proteja la integridad de este juego".

Más allá de los juegos de palabras, ¿puede la experiencia de Montagliani como ejecutivo de seguros ser valiosa para su nuevo cargo?

"Creo que mi trayectoria única, como futbolista, administrador y ejecutivo me ha preparado particularmente bien para liderar la CONCACAF en este momento importante", consideró en la carta.

Y en declaraciones a la prensa antes del congreso, Montagliani se consideró ajeno a las tentaciones de corrupción.

"He tenido un verdadero éxito como empresario, y no estoy aquí por el dinero, sino porque amo el fútbol", aseveró.

Tras graduarse en 1988 de ciencias políticas y francés en la Universidad Simon Fraser de Burnaby, su ciudad natal en Canadá, Montagliani contempló la posibilidad de estudiar derecho. Pero dos años después se postuló para un empleo en Guardian Insurance Co.

Laboró dos años en esa aseguradora, antes de mudarse a Hogan and Cox, otra empresa de la provincia de Columbia Británica donde Montagliani despegó profesionalmente y donde fue entrenador del equipo de fútbol.

"He sido capaz de aprovechar esos valores que enseña el deporte, de saber que el aislamiento no ayuda, sino el trabajo colectivo. He podido llevar esto a un ambiente corporativo", comentó.

En 2005, presidió la Asociación de Fútbol de la Columbia Británica. Y hace cuatro años fue elegido al frente de la Asociación Canadiense.

Luego, el resquebrajamiento de la cúpula de la CONCACAF le abrió la puerta al cargo para el que fue votado el jueves. Es el primer presidente canadiense en la historia de la CONCACAF y rompe con una racha ininterrumpida de líderes caribeños, que se remontaba a 1990.

Su designación acercaría en cambio el liderazgo del organismo hacia la cúpula de influencia de Estados Unidos y México, los miembros con más poder económico de la CONCACAF, que apoyaron la candidatura de Montagliani.

"Hoy es el tiempo de una persona que pueda unificar a una Confederación porque tenemos esa cultura de tres regiones: el Caribe, Centroamérica y el Norte. Yo, no sé si porque soy canadiense o porque tengo una tradición de familia, pero pienso que es momento de estar juntos, como 41 países miembros", comentó sin embargo el dirigente, antes de la votación.

___

El periodista de la AP, Carlos Rodríguez, contribuyó con este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario