Mundo 29 febrero 2016

Ministro de justicia de Brasil deja su cargo

RIO DE JANEIRO (AP) — El ministro de Justicia de Brasil, José Eduardo Cardozo, dejará su cargo, anunció el lunes la presidencia de Brasil, un cambio que ocurre luego de las críticas hechas por aliados políticos al manejo que ha dado a un escándalo de corrupción.

Horas antes del anuncio, un grupo de jefes policiacos expresó "extrema preocupación" por la salida de Cardozo, uno de los aliados más cercanos de la presidenta Dilma Rousseff, y acusaron que el cambio fue resultado de presión política para limitar sus investigaciones.

Un comunicado de prensa de la presidencia indicó que Cardozo se convertiría en procurador general, un cargo que no está involucrado con investigaciones criminales. El fiscal del estado de Bahía, Wellington César Lima e Silva, fungirá como el nuevo ministro de Justicia.

Funcionarios en el Partido de los Trabajadores, al que pertenece Rousseff, se habían quejado sobre el rechazo de Cardozo a limitar el alcance de la "Operación Autolavado", una investigación de corrupción que ha implicado a decenas de altos políticos y a algunos de los principales empresarios del país.

En particular, los miembros del partido se molestaron por investigaciones al ex presidente, Luiz Inácio Lula da Silva, quien está acusado de ocultar beneficios por parte de constructoras involucradas en un escándalo de sobornos.

El sábado, en un evento para celebrar los 36 años del PT, Lula atacó a la prensa y a la oposición, acusándolos de esparcir "mentiras, filtraciones y acusaciones de delitos". También recalcó que estaría dispuesto a competir nuevamente por la presidencia en 2018 como candidato del Partido de los Trabajadores "de ser necesario".

En lo que ha sido visto como una muestra de la deteriorada relación entre Rousseff y su predecesor, la presidenta no asistió al evento del partido, y dijo a los reporteros que "el gobierno es una cosa y los partidos son otra".

Cardozo había sido el ministro de Justicia desde el inicio del primer término de Rousseff en enero de 2011, y es considerado uno de sus consejeros más cercanos.

Claudio Couto, profesor de ciencias políticas en la Fundación Getulio Vargas, dijo que aunque era poco probable que la salida de Cardozo impacte la investigación de corrupción, dejaría a la presidenta más aislada en un momento en el que combate los esfuerzos por llevarla a juicio político.

"Es una situación trágica", subrayó. "Ella ha intentado complacer al partido porque necesita su apoyo, pero cada que lo hace, termina por dañar la poca credibilidad que le queda".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario