Mundo 01 mayo 2016

Milicianos filipinos liberan a 10 rehenes indonesios

MANILA, Filipinas (AP) — Milicianos del grupo Abu Sayyaf liberaron el domingo a 10 tripulantes de un barco remolcador indonesio que habían sido capturados en el mar en marzo y trasladados a un campamento en la jungla en el sur de Filipinas, afirmaron las autoridades. No quedó claro por el momento si se pagó un rescate.

Los indonesios parecían tener buena salud cuando fueron entregados ante la casa del gobernador de la provincia de Sulu, en la localidad de Jolo, afirmó el jefe de policía local, Junkipar Sitin. Los 10 hombres fueron trasladados a un campo militar filipino donde se trabajaba para entregarlos a las autoridades indonesias.

El alcalde de Jolo, Hussin Amin, celebró la liberación de los rehenes pero dijo desconocer si se había pagado algún rescate.

"Si esta gran liberación se hizo a cambio de dinero, los que pagaron están respaldando a Abu Sayyaf", afirmó. "El dinero se utilizará para comprar más armas de fuego y estos delincuentes lo emplearán como fondos de movilización".

Un oficial militar que colaboraba en la gestión de secuestros de Abu Sayyaf dijo que un comandante rebelde del Frente de Liberación Nacional Moro, que ha firmado un acuerdo de paz con el gobierno filipino, ayudó a negociar con Abu Sayyaf la liberación de los indonesios.

Los rehenes fueron escoltados desde un campamento en la jungla en Sulu y abandonados ante la casa del gobernador, que alimentó a los cautivos liberados, afirmó el oficial, que habló bajo condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar a la prensa.

Los 10 indonesios fueron capturados por milicianos a punta de pistola de una remolcadora el pasado marzo. Otros cuatro tripulantes, que fueron capturados de otra remolcadora el mes pasado, siguen en cautividad.

Cuando se le preguntó si se había pagado un rescate, el oficial militar dijo no estar al tanto de ningún pago, pero añadió que resulta difícil imaginar que el grupo Abu Sayyaf liberase rehenes sin recibir dinero a cambio.

Milicianos de Abu Sayyaf decapitaron el pasado lunes a un rehén canadiense en Sulu, al no recibir el cuantioso rescate exigido en el plazo que habían marcado. Tropas filipinas lanzaron una ofensiva contra el grupo armado tras la decapitación, y el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, prometió ayudar a Filipinas a llevar a los responsables ante la justicia.

Más de una decena de rehenes locales y extranjeros permanecen en manos de Abu Sayyaf, incluido otro canadiense.

___

El periodista de The Associated Press Niniek Karmini en Yakarta, Indonesia, contribuyó a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario