Mundo 12 noviembre 2016

Miles marchan en EEUU contra presidente electo Donald Trump

NUEVA YORK (AP) — Miles de personas salieron el sábado a las calles en diversas partes de Estados Unidos dentro de las incesantes protestas contra la inesperada victoria de Donald Trump en las elecciones a la presidencia del país.

Las marchas del sábado, celebradas en grandes ciudades como nueva York y Chicago, así como otras más pequeñas como Indianapolis, Indiana; Worcester, Massachusetts y Iowa City, Iowa, fueron mayoritariamente pacíficas.

Los manifestantes se congregaron en la plaza Union de Nueva York, y después se dirigieron hacia la Trump Tower, donde se vieron detenidos por barricadas policiales.

El presidente electo se encontraba en el interior de su edificio de apartamentos, trabajando con su equipo en la transición de poder de la Casa Blanca.

Entre los que acudieron a protestar estaba el cineasta Michael Moore, que tuiteó una petición de que Trump "se haga a un lado".

La diseñadora de modas Noemi Abad, de 30 años, se mostró de acuerdo.

"No puedo permitir que Donald Trump administre este país y enseñe a nuestros hijos el racismo, el machismo y la intolerancia", declaró la diseñadora de modas Noemi Abad, de 30 años, mientras marchaba por la famosa avenida.

"Con sus declaraciones provocó esta división. Debe irse, no hay lugar para el racismo en la sociedad de Estados Unidos", apuntó.

Las declaraciones de Trump, en particular el audio de un video de 2005 en el que hacía comentarios ofensivos sobre las mujeres, causaron indignación durante la campaña del magnate.

El sábado se convirtió en el cuarto día consecutivo de protestas contra Trump después de los comicios en los que la mitad de los electores votó por la candidata presidencial Hillary Clinton.

En Los Ángeles, miles de personas marcharon por calles del centro para condenar lo que consideran como el discurso de odio de Trump que abarca a los musulmanes, el compromiso de deportar a quienes viven sin permiso en el país y comentarios burdos sobre las mujeres.

Jennifer Cruz, de 18 años, de Ventura, California, llevaba una pancarta con la pregunta: "¿Legalizan la marihuana pero no a mi mamá?", en referencia a que los electores del California aprobaron el martes una medida que despenaliza el consumo del cannabis con fines recreativos.

Cruz dijo que sus padres han vivido ilegalmente durante 30 años en estados Unidos, aunque su madre ha intentado durante años conseguir la ciudadanía. Cruz dijo que era aterradora la posibilidad de que deporten a toda su familia.

"Hablamos de esa situación casi a diario", agregó. "Mi mamá quiere dejar todo en manos de Dios pero yo no voy a quedarme sentada sin hacer nada. Voy a pelear por mis padres, incluso si me cuesta la vida".

"Él no se da cuenta del perjuicio que está causando a tantas familias", afirmó Cruz en referencia a Trump.

Shawn Smith, de 41 años, de Los Ángeles, llevaba un chaleco con la bandera de Estados Unidos y portaba un letrero brillante que decía "Love Trumps Hate" (El amor triunfa sobre el odio).

"Lo que él ha logrado hacer es que 50% de la nación tenga que andarse con cuidado", afirmó. "Hay un país mucho más inseguro ahora para las personas homosexuales, LGBT, musulmanas, hispanas, discapacitadas y las mujeres".

"Lo que está sucediendo hoy será habitual algún tiempo", declaró Smith en referencia a las manifestaciones, "porque no vamos a quedarnos sentados y viendo cómo nos quitan nuestros derechos, nuestra atención de salud".

Las protestas fueron principalmente pacíficas, aunque varios manifestantes lanzaron piedras a la policía en Indianapolis, hiriendo de levedad a dos agentes, indicó el jefe de policía Troy Riggs.

Algunos inconformes corearon amenazas como "Matad a la policía" y los agentes detuvieron a siete personas.

La policía lanzó bolas de pimienta a la multitud durante la confrontación.

"Creemos que tenemos algunos agitadores que llegaron a nuestra ciudad" con intención de iniciar disturbios, dijo Riggs.

En Portland, Oregon, se reanudaron las protestas con disturbios pese a las llamadas a la calma del alcalde y el jefe de policía.

Cientos de personas tomaron las calles y las autoridades informaron de al menos un detenido después de que la gente lanzara objetos a policías con equipo antimotines. La marcha comenzó tras una rueda de prensa el sábado en el que el alcalde, Charlie Hayers, y el jefe de policía, Mike Marshman, pidieron moderación tras varios días de marchas violentas en las que se han producido daños a la propiedad y un hombre sufrió una herida de bala.

El viernes por la noche, la policía empleó granadas de flash para dispersar a la multitud en el centro de la ciudad. Diecisiete personas fueron detenidas y un hombre sufrió una herida de bala que no ponía en riesgo su vida, en lo que la policía describió como una confrontación con miembros de pandillas. Dos personas fueron detenidas bajo cargos de intento de asesinato.

En otras partes del país, han tenido lugar desde el miércoles animadas manifestaciones en las universidades así como marchas pacíficas por avenidas en diversas ciudades.

Los manifestantes interrumpieron el tránsito de vehículos en Miami y Atlanta.

Nicolas Quirico, un simpatizante de Trump, se dirigía de South Beach a Miami. Su auto fue uno de cientos que quedaron varados cuando los manifestantes bloquearon la interestatal 395.

"Trump será nuestro presidente. No hay vuelta atrás, y cuanto más rápido lo entienda la gente, mejor", dijo. "Hay una diferencia entre una protesta pacífica y pararse en medio de una autopista y parar el tráfico por 5 millas (8 kilómetros). Esto está mal".

También hubo pequeñas protestas en Detroit, Minneapolis; Kansas City, Missouri; Olympia, Washington, Iowa City y otras ciudades.

Más de 200 personas que portaban carteles se reunieron en los escalones del Capitolio del estado de Washington. El grupo lanzó las consignas "No es mi presidente" y "No a Trump, no al KKK, no al fascismo en Estados Unidos".

En Tennessee, estudiantes de la Universidad Vanderbilt corearon canciones sobre derechos civiles y marcharon hacia el campus por una calle de Nashville, bloqueando temporalmente el tráfico.

En Cincinnati, centenares de manifestantes salieron a las calles horas antes el sábado para protestar pacíficamente por la indecisión del jurado en el juicio contra un ex policía blanco que mató a tiros a un automovilista negro desarmado en 2015.

La anulación del juicio fue dispuesta contra el ex agente Ray Tensing, de la Universidad de Cincinnati. El policía fue despedido porque disparó contra Sam DuBose en la cabeza después de detenerlo debido a que le faltaba la matrícula frontal del vehículo en un incidente ocurrido el año pasado.

Los manifestantes anti-Trump se sumaron a los manifestantes que protestaban contra la anulación del juicio y marcharon por el centro de la ciudad.

En Chicago, centenares de personas, incluidas familias con niños pequeños, gritaban a coro "Sin odio, sin miedo. Los inmigrantes son bienvenidos aquí" mientras marchaban el sábado por el Parque Millennium, un popular sitio turístico en el centro de la ciudad.

Sonja Spray, de 29 años, que se enteró de la protesta en Facebook, dijo que firmó una petición en internet para apremiar al colegio electoral a que respete el voto popular y elija a Clinton.

"Las mujeres no son juguetes. Los periodistas no son peones. Las personas de color no son mercancías. La igualdad del matrimonio no está a debate", señaló Spray.

Ashley Lynne Nagel, de 27 años, dijo que participó en una manifestación nocturna efectuada el jueves en Denver.

"No es que no sepamos perder", informó. "Es que estamos genuinamente indignados, molestos, atemorizados de que una plataforma política basada en el racismo, la xenofobia y la homofobia se haya vuelto tan poderosa y ahora tenga el control completo de nuestra representación".

También hubo protestas internacionales contra Trump.

Un grupo de personas se manifestó en una estatua que representa la independencia en la Ciudad de México para expresar su preocupación ante la posible ola de deportaciones de Estados Unidos.

Un maestro dijo que las deportaciones se sumarán al "descontento" en México.

En Berlín, unas 300 personas protestaron la elección de Trump como el próximo presidente de Estados Unidos frente a la embajada norteamericana, cerca de la histórica Puerta de Brandemburgo.

El presidente Barack Obama se reúne la semana entrante en Berlín con la canciller alemana Angela Merkel y otros gobernantes europeos, y tiene previsto confrontar las preocupaciones globales derivadas de la elección de Trump.

___

Jablon informó desde Los Angeles. Los periodistas de The Associated Press, William Mathis y Jonathan Lemire, en Nueva York; Lisa Baumann y Phuong Le, en Seattle; Carla K. Johnson, en Chicago; Terrence Petty, en Portland, Oregon, y David Rising, en Berlín, contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario