Mundo 15 abril 2016

Migrantes: Nuevo acercamiento entre católicos y ortodoxos

CIUDAD DEL VATICANO (AP) — Cuando el papa Francisco y el patriarca ecuménico Bartolomeo, líder espiritual de los cristianos ortodoxos, visiten a migrantes en la isla griega de Lesbos este fin de semana harán algo más que transmitir un mensaje político sobre la necesidad de abrirles las puertas a los refugiados.

Los dos líderes más importantes del cristianismo, dividido por un cisma de mil años, hablan con una voz cada vez más unificada, que trasciende el ámbito de la religión para hacer frente a asuntos apremiantes como el cambio climático y las crisis humanitarias en todo el mundo.

La visita se produce poco después del histórico encuentro de Francisco con el líder de la Iglesia Ortodoxa Rusa y refleja la creciente importancia de la alianza católico-ortodoxa, que se ve alimentada por la preocupación compartida acerca del exterminio de cristianos a manos de extremistas islámicos en la tierra donde nació Jesús.

Francisco ha dicho que estos ataques indiscriminados contra cristianos --católicos, ortodoxos y de otros sectores-- constituyen un "ecumenismo de la sangre" y no sería de extrañar que volviese a usar esa expresión en Lesbos, cuando se encuentre con refugiados de Siria, Irak y otros países.

"El patriarca ecuménico y los papas de la última generación han comenzado a hablar conjuntamente sobre temas de interés común", comentó George Demacooulos, presidente del departamento de estudios cristianos ortodoxos de la Fordham University de Nueva York, que es dirigida por jesuitas. "Aquí tenemos un caso más específico: La singularidad del papa Francisco y el patriarca ecuménico en un momento crítico".

Según los organizadores de la visita, Francisco y Bartolomeo hablarán con recién llegados al centro de registro de refugiados de Moria, en Lesbos, que ha pasado a ser virtualmente un centro de detención de refugiados en el marco de un polémico plan de la Unión Europea y Turquía que contempla el envío a Turquía de todo aquel refugiado que llegue a Grecia. Desde Moria, Francisco, Bartolomeo y al líder de la iglesia griega, el arzobispo de Atenas Ieronymos, irán a Mitilene, capital de la isla, para hablar con residentes y rezar.

"Es una ocasión extraordinaria", dijo el cardenal Peter Turkson, director de la oficina de paz y justicia del Vaticano. "Un acontecimiento histórico porque nunca sucedió nada como esto".

En su audiencia general del miércoles Francisco dijo que él y sus "hermanos" ortodoxos se proponían "expresar la cercanía y solidaridad entre los refugiados y los ciudadanos de Lesbos y la totalidad del pueblo griego, que ha sido tan generoso al recibirlos".

Las iglesias católica y ortodoxa se separaron en el 1504, en una disputa sobre el poder papal, entre otras cosas. El Concilio Vaticano II postula un mayor acercamiento de los católicos hacia las otras ramas del cristianismo y ello dio lugar a un encuentro histórico del papa Pablo VI con el líder espiritual de los ortodoxos, el patriarca ecuménico Athenagoras, en Jerusalén en 1964.

En el 2014, Francisco y Bartolomeo conmemoraron el 50mo aniversario de esa reunión con un encuentro en Jerusalén, luego de la cual el papa visitó Estambul ese mismo año. Es evidente que ambos líderes se llevan bien, al punto de que Francisco citó a Bartolomeo en su encíclica ecuménica del 2015, algo que nunca había hecho un papa.

Bartolomeo es "primero entre iguales" entre los ortodoxos, basado en Estambul. La iglesia griega en el pasado no mostró demasiado entusiasmo con el acercamiento con los católicos. Peo no se ha percibido resistencia alguna a la visita de Francisco.

Es de notar que Francisco no visita Grecia en su calidad de jefe del estado Vaticano sino en una misión humanitaria, y solo por unas horas.

Demacopoulos afirma que la visita "fue idea del patriarca".

___

Nicole Winfield está en www.twitter.com/nwinfield

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario