Associated Press 20 octubre 2016

Michelle Obama sigue sin mencionar a Donald Trump

PHOENIX, Arizona, EE.UU. (AP) — La primera dama Michelle Obama ha surgido como tal vez la más eficiente crítica del candidato presidencial republicano entre los demócratas, y lo ha hecho sin mencionar dos palabras clave: Donald Trump.

En sus discursos de su sexta gira de campaña en favor de Hillary Clinton, la primera dama jamás ha mencionado el nombre del magnate. Ha hablado sobre "este candidato" y le dedicó gran parte de su tiempo a una fuerte crítica de sus comentarios y posturas. Pero a lo largo de su mordaz embestida, Trump sigue siendo aquel que no debe ser nombrado.

La señora Obama se apegó a sus costumbres el jueves en Phoenix al no mencionar a Trump. Su presentación en Arizona fue una misión para abrir terreno en un estado de inclinación republicana, que las encuestas demuestran que ahora es competitivo entre ambos partidos.

La campaña de Clinton y el personal de la señora Obama se rehúsan a discutir los motivos de la evidente omisión. Pero los discursos de Michelle Obama muestran que intenta equilibrar su postura como primera dama — una figura que es vista desde hace tiempo ajena a la contienda política — con sus pocas reservas al defender una contienda que evidentemente le importa.

Durante el evento en Arizona, hizo decenas de referencias a Trump, pero de forma abstracta.

"Cuando un candidato presidencial amenaza con ignorar nuestras voces, con rechazar el resultado de esta elección, amenaza la idea misma de Estados Unidos", le dijo a unos 7.000 estruendosos seguidores reunidos en el Centro de Convenciones de Phoenix.

Trump dijo que se reserva dar a conocer si aceptará o no el resultado de los comicios.

Ella también habló en términos sumamente personales, al insinuar que la vida de Trump en una torre de Manhattan evita que vea la humanidad en las personas que son distintas a él. Y eso, señaló, es el motivo por el que habla tan mal de las comunidades afroestadounidenses, insulta a los musulmanes, a las mujeres, a las personas con discapacidades, a los mexicanos y a otros.

"Tal vez es por eso que dice que las comunidades como en las que yo crecí son un 'infierno''', comentó. "Porque no puede ver a todas esas personas decentes y trabajadoras como mis padres".

Los oradores políticos a menudo reciben entrenamiento para evitar utilizar los nombres o cargos de sus rivales y negarles así cualquier publicidad o credibilidad adicional.

Es una demostración probada a través de los años de desdén por negación, dijo Mary E. Stuckey, experta en oratoria política en la Universidad Estatal de Georgia. Al marginalizarlo de manera personal, la señora Obama pretende marginalizar lo que representa como candidato.

Podría ser solo una coincidencia, pero el discurso del jueves de Michelle Obama fue en el mismo lugar en el centro de Phoenix en el que Trump reafirmó sus propuestas de políticas migratorias, a las que Clinton se opone fervientemente.

"Decir un nombre, desde luego, es una forma de poder. Define las cosas y las hace reales", dijo Stuckey. "Al rehusarse a nombrarlo, también se rehúsa a reconocerlo".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario