Mundo 07 septiembre 2016

México: Revocan cargo a sospechoso en caso de Ayotzinapa

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Una corte de apelaciones en México revocó el miércoles los cargos de crimen organizado contra uno de los sospechosos principales en la desaparición de 43 estudiantes normalistas hace dos años, después de que el hombre alegó que fue torturado por policías y soldados.

El mes pasado, la corte le ordenó a un juez de un tribunal de menor instancia que reevaluara si Sidronio Casarrubias debería ser juzgado por los cargos, informaron los procuradores. Le dijo al juez que investigara la veracidad de su afirmación de que fue torturado.

Casarrubias es un presunto líder del cártel Guerreros Unidos, que según el gobierno mató a los estudiantes en septiembre de 2014 e incineró los cadáveres.

Los fiscales dijeron que el fallo no hace que Casarrubias quede en libertad, ya que enfrenta otros dos cargos por posesión de armas y narcotráfico.

Sin embargo, sí representa el segundo contratiempo en el caso presentado por la procuraduría en la investigación penal de mayor perfil en la historia reciente del país.

El año pasado, una corte concedió una orden judicial para 22 agentes de policía arrestados por supuestamente entregar a los estudiantes al cártel. El interdicto le ordenaba al juez que llevaba el caso para que corrigiera errores procesales, incluidos testimonios incongruentes y evidencia escasa. Si dichos errores no pueden ser corregidos, el caso sería desechado.

El caso de los 43 estudiantes normalistas desaparecidos es uno de los que han generado mayores protestas y ejemplos perturbadores de violaciones a los derechos humanos en la historia reciente de México, y ha puesto a prueba la fe en todos los niveles de gobierno.

La procuraduría federal afirma que la policía local asesinó a varias personas, y luego rodeó a los estudiantes y los entregó al cártel. Dice que los miembros de la organización criminal mataron a los jóvenes, posiblemente porque sospechaban que estaban vinculados con cárteles rivales.

Los cuerpos no han sido localizados, los móviles han sido puestos en duda e investigadores externos han insinuado que agentes estatales e incluso federales pudieron haber estado involucrados en las desapariciones.

En documentos de la corte, Casarrubias acusó que un detective de la procuraduría abusó de él durante horas luego de su arresto en febrero de 2015.

"El señor aquí presente fue uno de los primeros que me torturó", dijo Casarrubias, de acuerdo a los documentos, mientras señalaba al detective Gabriel Valle Campos.

"Se sentó en mi estómago, y fue el que me asfixió con bolsas negras de plástico. Además me violó con una pieza metálica", dijo Casarrubias. "Me amenazó que iba torturar a mi familia, a mis hijos, de la misma forma en que lo estaba haciendo conmigo".

En su fallo del 26 de agosto, la corte de apelaciones señaló que hubo varios problemas de proceso, evidencia y argumentación en el caso de la procuraduría.

Pero afirmó también que "con independencia de la forma en que resuelva la situación jurídica del promovente del amparo, deberá iniciar una investigación imparcial e inmediata respecto de los actos de tortura y malos tratos alegados por el quejoso... todo ello por las repercusiones que pudieran tener ambas investigaciones en el proceso que se le sigue al quejoso, ya que sus declaraciones ministeriales contienen datos que lo incriminan".

Una vez que el interés público comenzó a crecer enormemente en torno a la desaparición de los estudiantes, las autoridades mexicanas rápidamente detuvieron a decenas de sospechosos y anunciaron que habían resuelto el caso.

Subsecuentemente, dos equipos de expertos internacionales e independientes pusieron en tela de juicio la investigación oficial.

Y los documentos de la corte a los que The Associated Press tuvo acceso muestran que 10 de los sospechosos — principalmente los supuestos miembros del cártel de narcotráfico — describieron torturas similares por parte de la policía y personal militar: primero preguntas, luego golpes, descargas eléctricas y asfixia parcial con bolsas de plástico. Finalmente, hubo amenazas para asesinar a sus familiares a menos que confesaran historias que respaldaran la teoría del gobierno, afirmaron.

Algunos señalan que se les dio evidencia plantada o historias prefabricadas para respaldar las conclusiones del gobierno.

Los reportes médicos que publicó la Comisión Interamericana de Derechos Humanos parecen confirmar las acusaciones de tortura.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario