Mundo 13 abril 2016

México: Hallan lápida en presunto templo azteca

CIUDAD DE MÉXICO (AP) — Los arqueólogos descubrieron una enorme lápida funeraria de piedra que cubre la tumba de uno de los primeros sacerdotes católicos en México tras la conquista española de 1521, una sepultura hundida en lo que parece ser un templo azteca.

El hallazgo muestra hasta qué punto los españoles reutilizaron los templos de la capital azteca en los primeros años después de conquistarla.

La enorme lápida funeraria fue descubierta en días recientes en el sitio de la ahora desaparecida primera catedral de la Ciudad de México, a unos metros de la actual catedral que la reemplazó en la década de 1620.

La lápida de casi 2 metros de largo fue hallada hundida al mismo nivel del piso de estuco de lo que parece ser un templo azteca. La catedral simplemente se construyó sobre el templo y aparentemente utilizaron el mismo piso. Al parecer los españoles sólo colocaron al piso un recubrimiento delgado de cal antes de utilizarlo para su iglesia.

"Los españoles, Hernán Cortés y los que lo acompañaban, se adecúan a los mismos espacios prehispánicos, a los templos, a los basamentos, y los reutilizan", dijo Raúl Barrera, un arqueólogo del Instituto Nacional de Antropología e Historia, perteneciente al gobierno. "Incluso reutilizan los muros, los espacios, los pisos. Ellos no todo lo pueden destruir de inmediato".

El nombre del sacerdote Miguel de Palomares fue encontrado tallado sobre la lápida. Los arqueólogos aún tienen que confirmar que se trate de su sepultura, y esperan hallar sus restos cuando levanten la losa en las próximas semanas. De Palomares fue un sacerdote prominente que murió en 1542 y fue sepultado dentro de la antigua catedral, al parecer cerca del altar. Barrera dijo que piedras ubicadas cerca de un extremo de la losa parecen ser parte de ese altar.

Treinta años después de su funeral, la primera catedral fue considerada demasiado pequeña y en mal estado para servir a la floreciente nueva colonia. La segunda catedral fue construida junto a ésta entre 1573 y la década de 1620, cuando la vieja catedral fue derribada y, aparentemente, olvidada con rapidez.

En algún momento antes de que México lograra su independencia en 1821, alguien perforó un hoyo en el suelo donde está la tumba y hundió un poste de madera o una cruz en la tumba. La lápida tiene un hueco donde estuvo el poste y la piedra está fracturada en dos partes, quizá como resultado de ello.

Los arqueólogos han sabido desde hace mucho tiempo que los españoles con frecuencia preferían construir sus iglesias sobre templos aztecas, pero se pensaba que era por propósitos simbólicos, para señalar el desplazamiento de los antiguos dioses aztecas por las enseñanzas de la Iglesia cristiana. Pero pudo haber sido también una decisión práctica dado que los templos prehispánicos tenían buenos cimientos, muros y pisos que los españoles podían utilizar, ahorrándoles la construcción de nuevos.

La losa de la tumba fue descubierta por accidente, cuando ingenieros estaban tratando de perforar cimientos para colocar postes de iluminación para la catedral actual.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario