Deportes 16 agosto 2016

Mexicano Diego eliminado en trampolín

RIO DE JANEIRO (AP) — Para algunos atletas irse de unos Juegos Olímpicos sin medalla es motivo de lágrimas. Otros han derramado tantas fuera de los escenarios deportivos, que saben que hay logros que tienen un valor especial.

Es el caso del clavadista mexicano Rodrigo Diego, quien el martes quedó eliminado en la semifinal del trampolín para hombres en Río de Janeiro al finalizar en el 16to puesto entre 18 competidores.

Sólo los 12 mejores avanzaron a la final.

Diego, de 21 años y quien compite en sus primeros Juegos, tenía la mente puesta en su natal Guadalajara, desde donde su madre Rosa María López lo vio por televisión. López no pudo viajar a Brasil porque está en silla de ruedas desde hace dos años, cuando sufrió un par de derrames cerebrales.

Diego y su familia pensaron que lo mejor era que no viajara para su comodidad.

"Fue una competencia difícil, no me la imaginé de este modo y no me quería ir así de Río, pero son cosas que me van a ayudar a aprender y a madurar, ya me he levantado de cosas más difíciles", dijo Diego a The Associated Press al final de la competencia.

El mismo año del derrame de su madre, Diego consiguió medalla de plata y una de bronce en los Juegos Olímpicos de la Juventud en Nanjing y también ganó un bronce en el Mundial Juvenil. No estaba considerado en la selección que competiría en Río, pero en febrero de este año consiguió su pase en la Copa del Mundo realizada en la misma ciudad.

"De juvenil también lo pasé mal, fue un camino también muy largo y difícil porque gané mis medallas hasta el tercer mundial", añadió Diego. "A veces es difícil adelantar los procesos, yo voy paso a paso y lo que pasó hoy sólo me servirá para crecer. Cosas difíciles te van a pasar siempre, para mí lo más difícil han sido esos momentos externos a la fosa, ahí si es algo muy triste".

Aunque el martes quedó fuera en las semifinales, Diego parece ser el futuro de los clavados mexicanos en el trampolín. El máximo exponente azteca, Rommel Pacheco, tiene 30 años y difícilmente estará de vuelta para Tokio 2020.

"Rommel es un gran clavadista y en su mejor momento, por la edad él decidirá después si sigue. En mi caso me siento joven y fuerte, aunque me faltan cosas por mejorar como la experiencia e infinidad de cosas. Todo ayuda para crecer y yo voy a representar a México de la mejor manera en los próximos años", agregó.

Mientras tanto, Diego quiere volver lo antes posible a México para estar con su madre.

"Ella es lo más importante en mi vida, quisiera haberle dedicado esto de otra manera, pero sé que va a estar orgullosa de mí", agregó Diego entre lágrimas "Hoy no se me dio y fue un día malo, pero ya habrá buenos. Esto me ayudará a madurar, por ahora lo que quiero es volver a casa para estar con ella".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario