Deportes 11 abril 2016

Masters: se recordará más en la forma en que se perdió

AUGUSTA, Georgia, EE. UU. (AP) — Un déficit considerable. Un penoso desplome de último momento. Un inglés con chaqueta verde que podría no ser reconocido por su mérito.

Nick Faldo ha visto todo esto antes. El domingo, Danny Willett fue quien acertó con todos sus disparos para ganar el Masters.

"Vamos todos a tratar de jugar buen golf y al final del día alguien tiene que ganar el torneo", comentó Willett mientras Jordan Spieth lo miraba todavía conmocionado. "Y afortunadamente hoy me tocó a mí".

Igual que hace 20 años, cuando Faldo ganó a expensas de Greg Norman, este Masters podría ser recordado más por la forma en que se perdió que como se ganó.

Aun mientras Willett lucía su chaqueta verde en el hoyo 18, no pudo evitar decirle a Spieth: "Me siento muy afortunado de estar aquí y que no te hayas puesto la chaqueta nuevamente".

Solo Spieth podía perder un torneo que parecía tener en el bolsillo, y eso es justamente lo que hizo en cuestión de apenas tres hoyos.

Con una ventaja de cinco golpes cuando faltaban nueve hoyos, Spieth incurrió en dos bogeys sucesivos y en el duodécimo envió la pelota dos veces al agua. El cuádruple bogey lo dejó a tres golpes detrás.

Esas son las acciones por las que será recordado este Masters, al menos en el futuro inmediato. Las imágenes perdurables no serán las de Willett levantando el puño en el aire al completar tres birdies en los últimos seis hoyos, sino las de Spieth tomándose la cabeza después que una ventaja de cinco golpes se convirtió en un déficit de tres.

"Fueron 30 minutos muy difíciles para mí", afirmó Spieth, "que espero no volver a experimentar jamás".

Hace dos semanas, Faldo recordaba su racha favorable de seis golpes para vencer a Norman en 1996. Todos recuerdan los tiros desafortunados de este, incluso la pelota en el agua en el hoyo 12 que le costó la delantera. Faldo piensa más en el hecho de que él hizo el recorrido final en 67 golpes —el mismo marcador de Willett el domingo— que fue el mejor del fin de semana.

Willett firmó una tarjeta de 67, sin bogeys, que igualó el mejor marcador del fin de semana este año.

Empezó la rueda final a tres golpes del puntero, empatado con Jason Day, el golfista número uno del mundo, y Dustin Johnson. Los otros tres golfistas que lo precedían, e incluso los que lo seguían, no pudieron mantenerse al ritmo que impuso Willett.

Sí, Spieth lo perdió. Pero alguien tenía que ganar.

"Me siento afortunado de haber estado en la posición de aprovechar la oportunidad", afirmó Willett. "Si yo hubiese estado en 5 sobre par, entonces no importaba lo que hubiera hecho Jordan. Afortunadamente estaba en la posición en que compartía el segundo lugar, jugando bastante bien, y como consecuencia de que él hiciera lo que hizo, pude mantenerme en la delantera".

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario