Associated Press 14 junio 2016

Masacre de Orlando une a latinos y comunidad LGBT

ORLANDO, Florida, EE.UU. (AP) — Cuando los nombre de las víctimas del peor tiroteo masivo en la historia moderna de Estados Unidos son leídos en voz alta durante ceremonias en diferentes partes del mundo, los apellidos resaltan:

Martínez.

Fernández.

Guerrero.

La mayoría de los 49 muertos a tiros eran hispanos, y la tragedia ha dejado desconsolada a la comunidad hispana de Florida por la muerte de jóvenes. Muchos además eran gays, lo que quiere decir que la noche del sábado en el club Pulse fue la intersección que el destino deparó a dos comunidades muy unidas, que hasta hace poco existieron en el margen de la sociedad central de Florida.

"Como hispanos, ya sentimos el temor de ser excluidos", dijo la residente de Orlando Nicole Neko Montalvo, de 34 años. "También sentimos ese temor como homosexuales. Ser blanco por ambos flancos es demasiado".

Residentes latinos representan casi la mitad del crecimiento que la población de Florida tuvo el año pasado, y Orange County, donde está Orlando, tiene una población hispana de casi 30%. La comunidad puertorriqueña es particularmente robusta, con más de un millón de boricuas en Florida, casi la misma cantidad que en Nueva York.

El pastor Gabriel Salguero pidió "no más" violencia con armas durante una vigilia el lunes por la noche en el centro de Orlando. Hablando en español e inglés, el religioso dijo que "sí se puede" reconstruir la comunidad después de esta tragedia.

Muchas personas tienen la esperanza de que este tiroteo haga más tolerante e incluyentes a todos, gays, heterosexuales, blancos, latinos y negros.

"Está abriendo los ojos a nuestra comunidad", dijo Jason Primar, cuyos amigos, Xavier Serrano Rosado y Leroy Valentín Fernández, murieron en el tiroteo. Primar también asistió a la vigilia y, llorando, soltó un globo para recordar a sus amigos.

"Es hora de que todos nos acepten", dijo. "Por amor, no por odio".

Otra amiga de Serrano, Tabbitha Segui, puertorriqueña de 23 años, agregó: "Todos somos uno. Todos tenemos la misma sangre, el mismo corazón".

Tras el tiroteo, dos docenas de organizaciones nacionales y regionales están tratando de acercar a todas las comunidades. Han formado la coalición "Somos Orlando" (We are Orlando) para ofrecer consejería y terapia.

José Calderón, presidente de la Federación Hispana, dijo que el ataque afectó a una comunidad que durante mucho tiempo ha estado en las sombras de la sociedad, buscando "un espacio seguro", como el club Pulse, para reunirse.

"El pequeño espacio que habían creado en este club de Orlando ha sido erradicado", dijo. "El único espacio seguro que tenían, donde podían estar con gente que los quería y no los juzgaba, ya no existe".

Para los latinos gays, lesbianas, bisexuales y transexuales, agregó Calderón, el ataque es doblemente doloroso porque esta comunidad sufre un "doble estigma" por ser hispana.

Este estigma, puntualizó, debe de acabar.

___

Tamara Lush está en Twitter como: http://twitter.com/tamaralush

___

Bustos reportó desde Miami. El reportero de Associated Press Terrance Harris contribuyó a este despacho desde Orlando y David McFadden lo hizo desde Puerto Príncipe, en Haití.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario