Crisis Migratoria 11 marzo 2016

Más de 40 cubanos detenidos en la frontera entre Colombia y Ecuador

A los migrantes, que estuvieron cuatro horas detenidos en Pasto, no les fue permitido comunicarse con sus familiares ni tuvieron ningún tipo de asistencia judicial

Más de 40 cubanos se encuentran detenidos en el paso fronterizo entre Colombia y Ecuador tras un intento fallido de llegar a la ciudad de Turbo para obtener salvoconductos que les permitieran continuar su viaje a Panamá. En estos momentos esperan la deportación hacia territorio ecuatoriano donde la mayoría se encuentra en situación migratoria irregular.

Los detenidos llegaron por diferentes rutas a territorio colombiano. Su propósito era ingresar a la región de Urabá, donde las autoridades han comenzado a entregar salvoconductos debido a la crisis migratoria producida por cientos de indocumentados que han sobrepasado las capacidades del municipio.

"Teníamos que salir de Ecuador, porque allí no nos daban papeles ni teníamos trabajo. No teníamos oportunidad ninguna", comenta Sigfredo Ochoa, un cubano que vendió todas sus pertenencias en la Isla para llegar a Ecuador hace seis meses, pero que desde entonces no ha podido conseguir papeles para trabajar.

Los emigrantes están siendo víctimas de una red de extorsionadores que incluye a civiles, policías y autoridades migratorias

Los emigrantes cubanos que intentan llegar a Estados Unidos a través de Colombia están siendo víctimas de una red de extorsionadores que incluye a civiles, policías y autoridades migratorias que ven en estas personas indefensas ante la ley una forma rápida de obtener dinero.

"Lo primero que nos ocurrió -comenta Yemilka Hernández, una embarazada de 23 años- fue que las autoridades migratorias de Ecuador nos retuvieron durante más de 20 minutos en la frontera y nos amenazaron para que entregásemos 100 dólares por persona o no permitirían que continuáramos a Colombia".

Tras ceder al chantaje de la policía ecuatoriana, el grupo continuó hacia la terminal de Ipiales, desde donde pretendía seguir camino hacia Cali. En la carretera fueron detenidos por un policía colombiano que les exigió 20 dólares por persona a cambio de no llamar a migración.

El camino de Ipiales a Cali pretendían hacerlo en una buseta, un medio de transporte cuyo costo regular no pasa de los 16 dólares, pero que para los cubanos fue de 60. "Ese chofer fue quien nos traicionó, primero nos cobró de más y luego le hizo señas a la policía para que nos detuviera y le pidiera los documentos a los cubanos", protestan.

Loris Pentón, otro de los detenidos, contó a 14ymedio: "Nos llevaron a una estación, donde nos quitaron los celulares, los cordones de los zapatos y los cintos a los hombres. Estábamos hacinados en un local reducido. Teníamos hambre, había mujeres embarazadas, niños... esto es un atropello a nuestros derechos como personas".

A los migrantes, que estuvieron cuatro horas detenidos en Pasto, no les fue permitido comunicarse con sus familiares ni tuvieron ningún tipo de asistencia judicial

A los migrantes, que estuvieron cuatro horas detenidos en Pasto, no les fue permitido comunicarse con sus familiares ni tuvieron ningún tipo de asistencia judicial. Desde allí fueron trasladados a un puesto fronterizo desde el que han comenzado a ser liberados para su traslado a Ecuador.

Fuente: diariodecuba.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Deja tu comentario