Florida 08 noviembre 2016

Marco Rubio gana la reelección para el Senado

El político cubanoamericano venció en las urnas al demócrata Patrick Murphy, garantizando otro periodo en la Cámara Alta de EEUU

Embed

MIAMI.- El político cubanoamericano Marco Rubio sumó la noche del martes los votos que le dieron el tiquete para mantenerse como senador de los Estados Unidos, en representación del estado de la Florida, por otro período de seis años.

Familiares, directivos y simpatizantes de Rubio y su campaña realizaron una ceremonia en el hotel Hilton Miami Airport, en donde el senador agradeció a todos los que ejercieron el derecho al sufragio en respaldo de su campaña.

Rubio, hablando en español, dedicó su éxito en las urnas a la comunidad latina, especialmente a los segmentos puertorriqueño, venezolano, colombiano y cubano.

El senador republicano subió al escenario justo antes de las 9:00 p.m., haciendo una broma sobre las últimas elecciones cuando salió derrotado en las primarias presidenciales del Partido Republicano.

"Esto es mucho mejor que la última vez que hice uno de estos en Miami", dijo Rubio en clara alusión al momento en que reconoció el triunfo de Trump en la Florida.

También tomó un momento para felicitar a su oponente "por poner una buena pelea", y dijo que lo llamó telefónicamente después de que se conocieron los resultados.

"Lo felicité por una buena carrera. El congresista es un joven con un futuro brillante ", dijo Rubio. Patrick corrió una gran carrera.

Rubio ganó con más del 52% mientras que su retador demócrata logró un 44%.

El senador se había retirado en marzo de las primarias presidenciales republicanas tras ser derrotado en Florida por el magnate Donald Trump, quien llamaba a su competidor “pequeño Marco” y se burlaba del abundante sudor de Rubio durante sus manifestaciones proselitistas.

Sin embargo, Rubio apoyó al candidato republicano desde el momento en que decidió aspirar a su reelección como senador por la Florida, bajo el argumento de establecer una defensa de la mayoría republicana en el Senado.

Tanto la decisión de volver a postular su nombre al Senado como el respaldo a la aspiración de Trump generaron una amplia polémica en el país, y especialmente en el sur de la Florida, en donde el político de origen cubano tiene su fortín electoral.

Uno de los mayores cuestionamientos apuntaba al hecho de que mientras los más prominentes líderes del Partido Republicano se iban desligando de la campaña del empresario neoyorquino, Rubio anunciaba su apoyo al candidato, cuyo discurso no caía muy bien entre la comunidad latina.

Marco Rubio enfrentó al ambientalista Patrick Murphy, quien días previos a las elecciones no conseguía atraer a segmentos como los demócratas no hispanos, los blancos con estudios superiores, los afroestadounidenses y los judíos, y mucho menos a los hispanos del sur del Estado del Sol.

Murphy no lograba despegar en sus aspiraciones a pesar de las intensas campañas que hicieron a su favor la candidata Hillary Clinton y el presidente Barack Obama, en sus frecuentes mítines en la Florida.

¿Quién es Marco Rubio?

Marco Antonio Rubio nació el 28 de mayo de 1971 en el seno de una familia cubana que emigró a Miami, en 1956, dos años antes de que Fidel Castro tomara el poder en Cuba. Sus padres son Mario y Oriales Rubio.

Mientras sus padres realizaban trabajos mal remunerados para criar a sus cuatro hijos, Marco Rubio pasó algunos años de su infancia en Las Vegas y luego entre la comunidad cubanoamericana de Miami. Más tarde obtuvo una licenciatura de la Universidad Internacional de la Florida, en 1993, hasta graduarse de abogado en la Universidad de Miami, en 1996.

Rubio siempre ha dicho que sus orígenes son humildes y le atribuye a un tío suyo los valores a los que frecuentemente alude en los discursos políticos de su carrera.

Según su libro Un hijo americano, publicado en junio de 2012, Rubio pasaba horas con su tío escuchándolo leer periódicos en español y expresar sus ideas en contra del régimen castrista.

Carrera meteórica

Marco Rubio se dio a conocer en 1998 cuando siendo un joven abogado se postuló como comisionado de West Miami, pequeña ciudad del condado Miami-Dade, silla que ocupó hasta convertirse en el líder del Congreso de la Florida, en 1999.

Su gran salto político se produjo en 2009 cuando ganó el puesto de senador en el Congreso de los Estados Unidos, ocupando el escaño dejado por el también cubanoamericano Mel Martínez, tras derrotar al exgobernador del estado, Charlie Crist.

Al convertirse en senador, Rubio pasó a ser la estrella naciente del Partido Republicano asumiendo la defensa de los inmigrantes, en su mayoría hispanos, y logrando el respaldo de esa comunidad.

Pasos cuestionables

Uno de los lunares negros que pesa todavía sobre la imagen de Rubio es el resultado de un reportaje del periódico The Washington Post, que desmintió el hecho de que sus padres fuesen exiliados producto de la revolución de Fidel Castro.

El diario aportó documentos acerca del viaje de los padres de Rubio, en 1956. El candidato frecuentemente utilizaba el argumento del exilio de sus padres para ganar rédito político en su imagen de nuevo estadounidense conservador.

Asimismo, Rubio cambió su postura en relación a la política de inmigración de EEUU, pasando de hacer críticas a una reforma que calificó de “amnistía” a aceptar la reforma para estudiantes indocumentados, conocidos como dreamers.

Un Rubio renovado

Con el triunfo de Rubio en las elecciones generales del martes, el estado de la Florida se convierte en una especie de bastión para fortalecer el Partido Republicano en la Cámara Alta.

Rubio, a pesar de su retiro de la contienda por la presidencia y el apoyo dado a Trump, podrá mostrar un nuevo talante con miras a las elecciones del 2020, cuando muy probablemente vuelva a someter su nombre al electorado, con el propósito de sentarse en la silla presidencial de la Casa Blanca.

Fuente: elnuevoherald.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario