Barack Obama 15 octubre 2016

Marco Rubio: "A Murphy nunca le ha interesado la comunidad latina"

El excandidato presidencial apoya un camino hacia la ciudadanía y critica el plan migratorio de Donald Trump

MIAMI.- Marco Rubio, el senador republicano por la Florida que busca la reelección y compite con el representante demócrata Patrick Murphy, mostró su desgano para apoyar al candidato presidencial de su partido, Donald Trump, y señaló en entrevista exclusiva para DIARIO LAS AMÉRICAS, que “no es realista, ni razonable, ni seria”, la propuesta migratoria del magnate inmobiliario.

“La realidad es que tengo que escoger como votante entre un candidato con quien estoy en desacuerdo en muchos temas, y una candidata en la que estoy en desacuerdo en casi todos los temas. Pero [Trump] no es la opción que yo quisiera que nosotros tuviéramos”, enfatizó el excandidato presidencial y subrayó: “obviamente yo quería ser el candidato presidencial de mi partido. El votante escogió a otro.”

Rubio lleva ya cinco años en el Senado federal. Ahora enfrenta una dura batalla por retener su asiento en esa célula legislativa, en medio de una carrera presidencial sin antecedentes y con un candidato que podría determinar la suerte de varios aspirantes republicanos en los Estados más competidos.

Rubio, nacido en Miami, de 45 años, casado y padre de cuatro hijos, no considera que esté haciendo una campaña negativa. “De lo único que he hablado en esta campaña es de mi trayectoria, mis posiciones y la diferencia entre lo que yo he hecho y lo que Murphy ha hecho, que es absolutamente nada”.

-A propósito: su oponente dijo, en entrevista para DLA, que usted ha cambiado de idea con respecto al tema migratorio, los dreamers, DAPA y DACA [los alivios migratorios expedidos por el presidente Obama a través de órdenes ejecutivas. ¿Cuál es su posición con respecto a esos temas?

- A Patrick Murphy nunca le había interesado la comunidad latina. Empezó a hablar de ella hace dos semanas. Estoy a favor de una reforma migratoria responsable, de manera que se pueda convertir en ley. Soy un senador que puede, a fin de cuentas, abogar y tener resultados legislativos porque sé trabajar. Nunca el presidente de la Cámara, de su propio partido, ha firmado una sola ley patrocinada por Patrick Murphy. Sé cómo funciona este sistema y cómo utilizarlo para obtener resultados como en el tema de inmigración. Hay que empezar con ganar la confianza del pueblo estadounidense de que la inmigración ilegal está bajo control y no se sigue incrementando. Después de que se pueda cumplir esto, el segundo paso sería modernizar el sistema migratorio legal para que funcione mejor. Y la tercera parte, sería encontrar una manera responsable y razonable para lidiar con esas personas que no son delincuentes, han estado aquí muchos años, llegaron de niños, no vamos a deportar a once millones de personas, yo nunca he dicho eso. Pero no podemos llegar a ese tercer paso, no vamos a tener los votos si no se logran los dos primeros.

-Pero eso lo viene diciendo usted desde hace dos años y ahora el ambiente antiinmigrante es peor, estimulado por su candidato, Donald Trump. ¿Cómo puede conciliar esos dos escenarios?

Yo no estoy de acuerdo con él en esos temas. Lo he dicho. Yo soy senador, no estoy ahí para trabajar para el Presidente. El Senado es una rama del poder público independiente de la presidencia. Yo estoy dispuesto a oponerme a un presidente de mi propio partido. Mi posición es razonable, responsable y se puede lograr. Y puedo decir que la enorme mayoría del pueblo norteamericano y la gran mayoría de los republicanos apoyan las medidas que yo he presentado.

-¿Hay alguna posibilidad de que usted apoyara un camino hacia la ciudadanía?

No creo que sea positivo tener millones de personas que no puedan convertirse en ciudadanos estadounidenses. Estoy abierto a eso. Pero lo que he dicho es que si no hay suficiente apoyo para tal medida, no vamos a dejar que ese tema paralice el resto. Creo que conseguir un permiso de trabajo y una residencia permanente es preferible a que nada ocurra.

-¿Qué tanto efecto, positivo o negativo, puede tener para su candidatura que usted siga apoyando a Donald Trump, después de las revelaciones de los últimos días?

Desde hace cuatro meses me he concentrado cien por ciento en mi campaña. Lo que he dicho desde el principio, es que gane quien gane estoy dispuesto a oponerme a las malas ideas del próximo presidente que llegue a la Casa Blanca. Patrick Murphy jamás ha criticado a Hillary Clinton. Él está ciento por ciento con ella. A nosotros nos hace falta un senador que esté dispuesto a oponerse a un presidente, incluso de su propio partido, si está actuando en contra de su propia comunidad, de su estado o de su propio país.

-En la misma entrevista para DLA, Murphy dijo que usted no tenía principios y que era un cobarde. ¿Cuál es su respuesta?

- Si eres una persona como Patrick Murphy, que nunca ha logrado nada, ni en su vida privada ni pública, pues obviamente no quieres hablar de tu trayectoria, quieres hablar de otras cosas, los insultos. Eso es ridículo. No hay candidato en el país que haya tomado más posiciones en temas que yo. Son proyectos serios. Lo que él dice son tonterías para que usted me lo pregunte u otras personas se concentren en eso. Porque como hemos visto en esta elección, a la prensa le gusta ese tipo de palabras. Yo no me voy a dedicar a ofender a nadie.

-Hay otro punto de gran controversia en su campaña y es su cuestionado récord de asistencia a las reuniones del Senado. ¿Cómo ve usted ese tema?

- Todos los senadores que han aspirado a la presidencia de Estados Unidos – Bernie Sanders, Hillary Clinton, Barack Obama, John McCain, John Kerry, Ted Cruz- han tenido que tomar la misma decisión que yo debí tomar, es decir, en algún momento no podían estar en dos lugares a la vez. Ahora, yo puedo decir lo que he logrado en mis años en el Senado. Eso sí importa. El record es largo: las sanciones, no una sino dos veces, contra el gobierno de Nicolás Maduro, en Venezuela; contra el [grupo terrorista] Hezbollah; la ley Girls Count que está enfocado sobre el tráfico humano que existe, desafortunadamente, en todas partes del mundo. Hace dos semanas fui clave para lo que se logró en el presupuesto en el tema del zika. Eso son logros, leyes y proyectos con mi nombre y con mi trabajo que se convirtieron en ley.

-El candidato republicano habría violado el embargo de Estados Unidos a Cuba. ¿Qué opinión le merece eso, teniendo en cuenta que usted ha apoyado dicha medida a lo largo de todos estos años?

Hillary Clinton acusa a Trump de lo que ella misma quiere: que haya más negocios con Cuba. Y Patrick Murphy hace lo mismo. Los dos quieren que se hagan más negocios en Cuba sin ninguna consecuencia para el gobierno de la isla.

-Pero la diferencia es que en 1978 Trump le dijo a la comunidad cubana que él no iba a hacer ningún negocio con Cuba

-Por lo que yo entiendo no ha hecho negocios y, segundo, tienen que preguntarle a la campaña de Donald Trump. Si es presidente y se equivoca sobre Cuba yo me voy a oponer a él. Punto. Al igual que con Hillary Clinton, porque ella estará también equivocada.

Fuente: diariolasamaricas.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario