Mundo 27 noviembre 2016

Manifestantes exigen la expulsión del presidente brasileño

SAO PAULO (AP) — Manifestantes se concentraron el domingo en Sao Paulo para exigir que el presidente brasileño sea retirado del cargo y se mostraron indignados por gran cantidad de sus medidas, mientras el asediado líder trataba de eludir algunas de las críticas.

El presidente Michel Temer ha sufrido un goteo constante de escándalos y renuncias en niveles altos desde que asumió el puesto hace seis meses. Pero el viernes un escándalo lo tocó directamente por primera vez en medio de acusaciones de que abusó del poder para realizar un favor personal a uno de sus ministros de gabinete. Él negó la acusación.

El escándalo podría echar a pique la capacidad de Temer para hacer aprobar una serie de medidas de austeridad que dice son necesarias para sacar de una profunda recesión a la economía más grande de Latinoamérica. Políticos de oposición prometieron introducir medidas en el Congreso con el fin de solicitar se le realice un juicio político.

Cientos de personas se reunieron el domingo en una avenida principal de Sao Paulo para exigir justo eso. Representantes de partidos políticos y movimientos sociales también se manifestaron contra la propuesta del gobierno de poner un tope al gasto público para frenar el déficit, lo que muchos temen dará como resultado recortes profundos en educación y atención de la salud.

Otros protestaron contra la corrupción rampante en la política y criticaron no sólo al gobierno actual, mientras que algunos se quejaron de la falta de vivienda adecuada. Un grupo portaba un estandarte con un dibujo que mostraba a Fidel Castro, en un homenaje al revolucionario cubano que falleció el viernes en la noche.

Muchos criticaron la forma en que Temer llegó al poder. Él era vicepresidente de la presidenta Dilma Rousseff, quien fue sometida a juicio político y retirada del cargo a principios de este año, y los manifestantes dijeron que eso significaba que él no tenía poderes para aprobar cambios amplios en los programas de gobierno.

"Estoy aquí para pelear contra la raíz de todos los problemas actuales en Brasil: el juicio político sin causa, el juicio político sin mérito", afirmó Edva Aguilar, una enfermera jubilada que dijo desea que sea anulado el despido de Rousseff y que la funcionaria del Partido de los Trabajadores regrese a la presidencia.

Pero muchos manifestantes expresaron disgusto por todos los políticos. "Ha sido robado demasiado dinero", dijo Carlos Alberto, un carnicero. "Estoy contra todos los que estén involucrados en la corrupción".

Decenas de ejecutivos empresariales y políticos de alto rango han sido acusados y arrestados este año en una creciente investigación de corrupción que ha horrorizado a los brasileños por el monto de sobornos que ha revelado.

El Congreso está sopesando una legislación anti corrupción, pero a muchos brasileños les preocupa que tal ley pudiera perversamente ofrecer amnistía a los políticos que se han involucrado previamente en esa práctica. La controversia ha alcanzado un tono tal que Temer ofreció una inusual conferencia de prensa en domingo para decir que no permitiría ninguna amnistía para tales prácticas.

"Era necesario escuchar la voz de la calle", dijo el mandatario a reporteros, flanqueado por el presidente del Senado, Renan Calheiros, y el presidente de la Cámara de Diputados, Rodrigo Maia.

___

El fotógrafo de The Associated Press Andre Penner contribuyó a este reporte.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario