Mundo 30 octubre 2016

Maduro y opositores comienzan diálogo con mediación vaticana

CARACAS, Venezuela (AP) — Algunos miembros de la dividida oposición en Venezuela comenzaron el domingo conversaciones con el gobierno en un intento auspiciado por el Vaticano para desactivar la crisis política en el país, en antelación a otra gran protesta convocada para exigir la salida del presidente Nicolás Maduro.

El mandatario llegó a un museo en el oeste de Caracas para dar inicio formal al diálogo, que muchos de sus enemigos temen podría ser una táctica dilatoria con el fin de reducir las presiones sobre el gobernante, cuya popularidad está muy mellada debido a una elevada inflación y la escasez de alimentos y otros artículos básicos.

Quince partidos integrados en la alianza opositora Unidad Democrática boicotearon la sesión bajo el argumento de que no están dispuestos a sentarse en la mesa de las negociaciones con el gobierno mientras éste no ponga en libertad a varios activistas opositores recluidos ni revierta su decisión de cancelar un referendo revocatorio contra Maduro tal como lo autoriza la constitución.

"Para un eventual diálogo debe quedar muy claro desde el inicio que se trata de acordar los términos para la transición democrática en lo que resta del año 2016", afirmaron los partidos en un comunicado.

El inicio del diálogo tiene lugar en momentos en que la oposición ha intensificado su campaña para obligar a Maduro a que deje la presidencia.

La semana pasada, los opositores reunieron a decenas de miles de simpatizantes en todo el país y convocaron a una nueva protesta para el jueves en la que —aseguran— marcharán hasta el palacio presidencial.

Las autoridades han impedido a los enemigos del gobierno acercarse al palacio desde el golpe de Estado de 2002, cuando fue depuesto brevemente el presidente Hugo Chávez, el hoy difunto gobernante que instaló un gobierno izquierdista en Venezuela.

La Asamblea Nacional, controlada por la oposición, ha emprendido un "juicio político" contra Maduro, al que acusa de negligencia en sus responsabilidades, aunque la medida es meramente simbólica porque la instancia legislativa carece de la facultad para destituir al presidente, de acuerdo con la constitución venezolana.

Aunque Maduro ha advertido que arrestará a los legisladores que insistan en proseguir el juicio político, el mandatario manifestó su compromiso profundo en el diálogo con la oposición.

En declaraciones transmitidas desde el museo, Maduro dijo que las conversaciones representan una oportunidad para desarmar el odio, la intolerancia, y abrirle camino al amor entre los venezolanos. Asistieron a la sesión ex gobernantes de España, Panamá y República Dominicana, así como un mediador del Vaticano.

Ya antes el gobierno y la oposición habían escenificado intentos de diálogo, como las conversaciones que siguieron a la ola de agitación política que dejó decenas de muertos en 2014. Aquellas sesiones apaciguaron la agitación en las calles sin redituar avances importantes en los temas principales que dividen a los venezolanos.

El arzobispo Claudio Maria Celli, enviado del Vaticano para las conversaciones, elogió el inicio de la más reciente ronda de diálogo y señaló que era "muy positivo".

El clérigo exhortó a ambas partes a que hagan concesiones para evitar el fracaso de las conversaciones, como sucedió en los intentos previos.

"A los comienzos de este camino, les pido en nombre del papa Francisco que se lleguen a concordar para dar credibilidad a este proceso algunos gestos concretos que destaquen la buena voluntad de ambas partes", declaró Celli, presidente del Pontificio Consejo para las Comunicaciones Sociales.

"El país está esperando señales auténticas para comprender que el diálogo es una realidad y algo muy serio", agregó.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario