Cuba 02 septiembre 2016

Los impuestos en Cuba: ¿Guerra avisada?

Cuba anunció el viernes que entrará en vigor en octubre un impuesto del 5 por ciento sobre las estimulaciones salariales de 500 pesos o más. La contribución especial a la seguridad social será del 5 % para quienes reciben estimulaciones al salario.

Eso de que guerra avisada no mata a soldados no se aplica al impuesto sobre ingresos personales que comenzará a cobrar Cuba a partir de octubre a los trabajadores estatales sobre los ingresos personales y la contribución especial a la seguridad social anunciada el viernes en Granma.

Tras medio siglo de paternalismo de Estado, bajos salarios y pobreza, los cubanos tendrán ahora que digerir sus nuevas obligaciones tributarias.

El impuesto sobre los ingresos personales se fijará cuando existan retribuciones mensuales a partir de los 2.500 pesos cubanos (equivalentes a unos 100 dólares), con un gravamen de un tres por ciento para los que perciban hasta 5.000 pesos (unos 200 dólares), y de un cinco por ciento por encima de esa cifra.

La contribución especial a la seguridad social la realizarán quienes obtengan remuneraciones superiores a los 500 pesos (poco más de 20 dólares), y el importe será del cinco por ciento del monto total.

La medida es parte del plan de reformas impulsado en el 2011 por Raúl Castro, que busca redistribuir los ingresos.

La próxima aplicación de la ley tributaria incluye a partir de octubre un impuesto del 5 por ciento para los empleados estatales que reciben 500 o más pesos cubanos de estimulación, equivalentes a unos 20 CUC.

“Eso va a ser una carga muy fuerte sobre los trabajadores, sobre los obreros va a ser muy difícil asimilar eso. Por supuesto eso va a crear más descontento y aumentará más el divorcio de Estado y pueblo. Me parece que el pueblo no está preparado, no tiene las condiciones para aceptar esto ni mentalmente ni de bolsillo”, dijo el periodista independiente Mario Echevarría, a Adriel Reyes, de Radio Martí.

¿Listos para pagar impuestos?

Al ser anunciada la ley en el 2013, el Gobierno dijo que el impuesto sobre el salario se aplicaría en fecha futura que no precisaron.

Medios locales dijeron entonces que se aplicaría este impuesto cuando los salarios lo permitieran.

El reporte de Granma precisó que las propias empresas se encargarán de retener o descontar los tributos a los trabajadores.

La ley tributaria del 2013 incluye 25 impuestos sobre ingresos personales, utilidades, ventas, propiedad de viviendas, utilización de fuerzas de trabajo, transporte terrestre y propiedad o posesión de tierras agrícolas.

Esta norma sustituyó a la dictada por Fidel Castro en 1994.

El director de ingreso del Ministerio de Finanzas y Precios, Vladimir Regueiro, indicó que los trabajadores abonarán los referidos gravámenes si reciben pagos por remuneración adicional del perfeccionamiento empresarial o por rendimiento o distribución de utilidades como estímulo por la eficiencia colectiva.

Según cifras oficiales, desde el 2013 a la fecha, el salario medio en el sector empresarial estatal se ha incrementado en un 54 % y hoy llega a los 779 pesos.

Unas 1.306 empresas pagan en la actualidad salarios superiores a los 500 pesos como promedio y 405 lo hacen por encima de los 1 000.

Solo 25 empresas pagan más de 2.500 pesos, por lo que el impuesto sobre el salario afectará a unos 14.000 trabajadores.

Sin embargo, no es clara la cifra de cubanos que serán afectados con el impuesto del 5 por ciento sobre las estimulaciones salariales de 500 pesos o más.

Crece el malestar

A casi tres años del anuncio, la mayoría de los cubanos consideran que las condiciones no están dadas. Muchos alegan que tendrá más costo político para el Gobierno.

“Los salarios en Cuba no están acordes, y los que cobren 500 pesos (de estimulación) tampoco les da su salario, 500 pesos son alrededor de 20 CUC y las cosas están muy caras”, explicó Aimara Peña, periodista independiente de Santi Spíritus.

Emiliano González, campesino de Granma, dijo que la medida “contraproducente”.

“Hay que tener en cuenta la miseria en que está sumido el pueblo de Cuba. Los bajos salarios, entre 20 y 25 CUC al mes no alcanzan ni para mal comer ni para mal vestir”, lamentó.

“Ahora cobrar impuestos va a traer más desaliento al trabajador cubano”, expresó.

“Eso desalienta al trabajador, que ya conocen los salarios que tienen muchas personas en el mundo y obviamente comparan la situación que tiene Cuba”, dijo el cirujano Eduardo Herrera, a Radio Martí.

Fuente: martinoticias.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario