Associated Press 02 abril 2016

Loros mexicanos se adaptan bien a ciudades de EEUU

SAN DIEGO (AP) — Investigadores de Estados Unidos han comenzado a estudiar al loro tamaulipeco, especie que ahora vive en ciudades de California y Texas, donde se ha adaptado bien y cuyo número quizá alcance al que tiene la población de esos ejemplares en su país originario, México, después de que escapara al comercio de mascotas.

Las investigaciones tiene lugar en medio de la controversia en torno a si algunas de esas aves también conocidas como amazonas de corona roja cruzaron volando de México a Texas y deberían ser amparadas por la Ley de Especies en Peligro.

Estos loros que ahora viven en las zonas urbanas estadounidenses han llamado la atención de los investigadores por su inteligencia, ingenio y capacidad de adaptación.

También ha aumentado el entendimiento de que los habitantes citadinos pudieran reunir poblaciones suficientes de mascotas como para salvar a ciertas especies de la extinción.

Los loros tamaulipecos prosperan hoy día en diversas ciudades, desde Los Angeles a Brownsville, mientras que en las zonas tropicales y subtropicales, un tercio de todas las especies de loros están en peligro de extinción debido a la pérdida de hábitat y el comercio de mascotas.

Se cree que la mayoría de esos ejemplares escaparon a importadores o traficantes en el último medio siglo o poco más, durante el que decenas de miles de loros fueron traídos a Estados Unidos desde América Latina.

Los investigadores comenzaron a estudiarlos apenas ahora.

"Los loros en los establecimientos urbanos son de gran interés para mí", dijo el biólogo de la Universidad Texas A&M, Donald Brightsmith. "Veo este fenómeno como un tipo de futuras pólizas de cobertura".

Brightsmith recibió un donativo de financiación por dos años del Departamento de Parques y Vida Silvestre de Texas para que efectúe un censo oficial de la población de amazonas de corona roja en el estado y determine si han aumentado las amenazas en contra de esa especie.

Propietarios de viviendas han disparado contra estas aves molestos por el ruido y el escándalo que hacen, en tanto que también se ha registrado el robo de polluelos en los nidos.

En San Diego, se ofrece una recompensa de 5.000 dólares a quien facilite información relacionada con las muertes a disparos de unos seis loros ocurridas este año.

En México, los biólogos trabajaban para actualizar la población de esa especie.

El más reciente estudio data de 1994 y establecía el número de esas aves entre 3.000 y 6.500 ejemplares, una declinación respecto de los 100.000 en la década de 1950, causada por la deforestación y el robo de polluelos debido al comercio de mascotas.

"Creemos que la población (de loros tamaulipecos) en el sur de Texas podría igualar a la que vive en el campo en México", dijo Karl Berg, biólogo de la Universidad de Texas Valle del Río Grande, que recibió un donativo para financiar un estudio sobre los amazonas de corona roja en Brownsville.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario