Deportes 22 octubre 2016

Lindor ilumina Serie Mundial con su bate, guante y sonrisa

CLEVELAND, Ohio, EE.UU. (AP) — Nacido en noviembre, Francisco Lindor es una estrella de octubre este año. Y tomando en cuenta su desempeño bajo los más potentes reflectores, sería difícil adivinar que da sus primeros pasos en la postemporada de Grandes Ligas.

El electrizante torpedero de Cleveland, que puede iluminar un estadio con su bate o su sonrisa, dedicó las últimas semanas a exhibir su interminable gama de talentos mientras ayudaba a los Indios a clasificarse a su primera Serie Mundial desde 1997.

Con 22 años, el puertorriqueño apenas está empezando. El camino apunta al estrellato.

"Es un muchacho muy especial", dijo el manager de los Indios, Terry Francona, quien no pierde oportunidad para elogiar al chico al que sus compañeros llaman Frankie.

Luego de una temporada regular en la que bateó .301, con 15 jonrones y 78 remolcadas, además de encandilar con el guante, Lindor se encargó de conectar hits y realizar jugadas defensivas en momentos cruciales en toda la postemporada.

Lindor batea .323 en los playoffs, en los que Cleveland barrió a Boston y eliminó a Toronto en cinco partidos. Su jonrón de dos carreras en el triunfo 2-0 en el primer partido de la serie de campeonato de la Liga Americana sentó la tónica ante los Azulejos, y cerró la serie con tres partidos con más de un hit, el jugador más joven en lograrlo desde Derek Jeter en 1996.

El boricua siempre tiene una sonrisa y una actitud despreocupada que lo han convertido en un favorito de la fanaticada. El oriundo de Caguas, en el centro de Puerto Rico, se mudó con su familia a Florida cuando era niño, y siempre ha jugado con una pasión contagiosa.

Siempre está pendiente para dar un abrazo o felicitar a sus compañeros y, aún más importante, parece que el momento nunca le queda grande.

"De vez en cuando aparecen jugadores así", dijo Francona, quien agregó que Lindor le recuerda al intermedista de Boston, Dustin Pedroia, al comienzo de su carrera. "Son bastante raros. Parece que mientras más grande sea el reto, más lo disfruta. Es muy joven, pero aprende rápido y eso nos tiene emocionados. Es difícil, pero uno probablemente podría reemplazar sus cifras (al bate). Es difícil. Pero (lo más importante) es que se trata de un muchacho de 22 años quien lo está haciendo, y va a mejorar, y también es un pelotero muy inteligente".

En ese sentido, Lindor tiene un pie en el pasado y otro en el futuro.

Tiene su propio sentido de la moda, subiéndose las medias por encima del pantalón como solían hacer los jugadores de antaño. También suele utilizar dos collares sobre su camiseta, y siempre tiene un crucifijo.

Pero su forma de jugar es el prototipo del siglo 21, una mezcla de poder, velocidad y agilidad. Lindor, elegido este año a su primer Juego de Estrella, ha exhibido más poder del que se pensaba que tenía en el tercer turno en la alineación de los Indios.

En el terreno, deja boquiabiertos a los espectadores con sus atrapadas felinas en el momento apropiado.

La semana pasada, Lindor estuvo en Toronto con el miembro del Salón de la Fama, Cal Ripken, y el extorpedero de los Filis, Jimmy Rollins, que lo entrevistaron para un programa de televisión. Un estudiante del béisbol, Lindor intercambió anécdotas y conocimientos con ambos, y quedó sorprendido por el tamaño de Ripken.

"Lo vi y pensé, 'wow, ¿qué hago jugando de compocorto?''', recordó.

Lindor es una de las piezas claves en el plantel de unos Indios que buscan ganar su primera Serie Mundial desde 1948. Cleveland ha sido subestimado toda la temporada, pero ahora está a cuatro partidos de frenar una de las sequías más largas en las mayores.

"Es gracioso, porque nadie apostaba por nosotros excepto nuestro fanáticos", señaló Lindor. "Nadie nos quería aquí. Estoy disfrutando el momento, divirtiéndome como un niño. Creo en mí y creo en mis compañeros, y creo en lo que tenemos".

Cuando jugaba en las menores hace dos años, Lindor publicó en Twitter que había soñado que jugaba con los Indios en la Serie Mundial, "y ganamos #nopuedoesperar".

El sueño de Lindor podría cumplirse antes de lo que incluso él se imaginaba.

"Nunca he pensado en mi edad, pero pensé que estaría en la Serie Mundial", dijo. "Todo niño sueña con eso".

Y este chico es algo especial.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario