Mundo 26 mayo 2016

Líderes del G7 prometen acción colectiva sobre crecimiento

ISE, Japón (AP) — Los líderes de las economías avanzadas del Grupo de los Siete prometieron "afrontar colectivamente" los mayores riesgos para el crecimiento global, incluyendo amenazas políticas directas al orden internacional provenientes de ataques terroristas, extremismo violento y flujos de refugiados.

Los integrantes del G7 terminaron el viernes su cumbre anual con una declaración que demandó una "responsabilidad especial" para encabezar esfuerzos internacionales para hacer frente a esos retos.

Los mandatarios se comprometieron con un enfoque cooperativo que refuerce políticas para estimular y sustentar el crecimiento de sus letárgicas economías con el uso de estrategias de gasto flexibles para crear empleos y apuntalar la confianza en tiempos inciertos.

"Una débil demanda y problemas estructurales no atendidos son los factores principales que pesan sobre el crecimiento actual y el potencial", señala la declaración. "Hemos fortalecido la resistencia de nuestras economías para prevenir que caigan en otra crisis y con este fin nos comprometemos a reforzar nuestros esfuerzos para atender la corriente económica tomando todas las respuestas políticas apropiadas sin demoras".

"Continuamos comprometidos en asegurar que el crecimiento sea inclusivo y abundante en empleos, beneficiando a todos los segmentos de nuestras sociedades", agrega el documento.

La declaración de los líderes sobre diferencias respecto al asunto de ampliar el estímulo fiscal señala que cada país tomará en cuenta "circunstancias específicas del país" al comprometerse con políticas más fuertes para apoyar sus economías. Alemania, en particular, se negó a comprometerse a una política fiscal expansionaria.

La declaración incluye una referencia a la necesidad de garantizar que la deuda se encuentre "en un curso sostenible".

Mientras que Japón se mueve hacia un mayor gasto público y la posible postergación de un necesario incremento al impuesto a las ventas para revivir su vacilante crecimiento, su propia deuda pública es de más del doble del tamaño de su economía.

Las negociaciones siguieron a una apelación urgente por parte del anfitrión, el primer ministro japonés Shinzo Abe, de evitar otra crisis global. Abe comparó la actual situación económica global a condiciones existentes justo antes de la crisis financiera de 2008, diciendo que la vigilancia era crucial para evitar una recaída.

"Aprendimos una lección de que fracasamos en responder adecuadamente porque no tuvimos un reconocimiento firme de los riesgos", dijo Abe el jueves.

El presidente estadounidense Barack Obama respaldó el llamado de Abe, diciendo que era crucial no sólo regresar a la gente a trabajar, sino también aumentar los salarios y mantener el impulso de la recuperación.

"Todos nosotros tenemos mucho trabajo por hacer y estuvimos de acuerdo en continuar enfocados en asegurar que cada país, con base en sus necesidades y capacidades particulares, esté tomando medidas para acelerar el crecimiento", añadió Obama.

___

Los periodistas de Associated Press Aritz Parra y Koji Ueda en Ise y Frank Jordans en Berlín contribuyeron a este despacho.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario