Mundo 25 agosto 2016

Líder filipino ordena aplastar a rebeldes tras decapitación

MANILA, Filipinas (AP) — El grupo insurgente filipino Abu Sayyaf decapitó a un joven aldeano que mantenían como rehén, mientras que el presidente de Filipinas Rodrigo Duterte ordenó a los soldados acabar con los rebeldes, se informó el jueves.

El portavoz militar, mayor Filemon Tan, declaró el jueves que los guerrilleros mataron a Patrick James Aldovar el miércoles a la tarde cerca de Indanan, en la provincia sureña de Sulu, y arrojaron su cabeza en un vecindario cercano.

Tan dijo que Aldovar, de 18 años y quien fue capturado por los insurgentes el 16 de julio en Jolo, el principal centro poblado de Sulu, fue decapitado al cumplirse el plazo para pagar el rescate.

Tras enterarse de la decapitación, Duterte tildó al grupo de "enemigos del estado" y ordenó a las fuerzas armadas: "A los narcotraficantes, destrúyanlos. A Abu Sayyaf, destrúyanlos. Punto".

Miles de soldados adicionales estaban siendo transportados en aviones de carga C130 a Sulu y a la cercana isla Basilán para incorporarse a la ofensiva contra los rebeldes, dijo Tan.

Estados Unidos y Filipinas consideran grupo terrorista a Abu Sayyaf debido a su campaña de bombas, secuestros y decapitaciones.

Los rebeldes siguen manteniendo varios rehenes, tanto locales como extranjeros, en sus guaridas selváticas. Entre ellos está el noruego Kjartan Sekkingstad, que fue secuestrado junto con dos hombres canadienses y una mujer filipina en un poblado costero del sur en septiembre del año pasado. Los canadienses fueron decapitados cuando no se pagó el rescate, y la mujer fue puesta en libertad antes de que Duterte asumiera la presidencia el 30 de junio.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario