Deportes 20 abril 2016

Legislación LGBT podría costarle puesto a gobernador en EEUU

RALEIGH, Carolina del Norte (AP) — Cuando estampó su firma en una ley que según sus detractores discrimina a la población LGBT, el gobernador de Carolina del Norte Pat McCrory dijo que ello no afectaría la capacidad del estado de atraer empleos. Sí lo hizo.

Cuando firmó una orden ejecutiva tratando de atenuar el impacto de la ley, alteró a algunos de sus partidarios conservadores, que lo acusaron de "ir demasiado lejos" en respuesta a presiones. Para colmo, un tribunal federal de apelaciones emitió esta semana una opinión que amenaza partes de la legislación.

McCrory ha pasado a ser, tal vez no por iniciativa propia, el rostro público de la legislación y eso podría costarle caro: encara una reñida batalla en busca de la reelección y la legislación sobre lesbianas, gays, bisexuales y trasgéneros podría inclinar la balanza en su contra.

"Quedó en una posición incómoda", dice Chris Cooper, profesor de ciencias políticas de la Western Carolina University. "La orden ejecutiva probablemente no cambie mucho la política. Pero corre el riesgo, haga lo que haga, de alienar al votante promedio de Carolina del Norte".

En una entrevista con el programa "Meet the Press" de NBC el domingo pasado, el gobernador dijo que trata de mantener un delicado equilibrio en un tema muy divisivo, en el que se percibe "grandes diferencias entre los ejecutivos de las empresas y la gente de la calle".

Luego de sancionar la ley a fines de marzo, recibió fuertes críticas de la comunidad empresarial. Deutsche Bank suspendió la adición de 250 plazas de trabajo y Paypal reconsideró su decisión de abrir un centro de operaciones con 400 empleados en Charlotte. La industria turística dijo que perderá millones de dólares por la cancelación de convenciones y otras conferencias.

Chrisi LaCivita, principal asesor de McCrory en su campaña de reelección, rechaza la idea de que el gobernador esté en aprietos. Dijo que se lo cuestiona porque es uno de los principales blancos de los demócratas en un estado donde no hay favoritos para las elecciones presidenciales de noviembre. Su rival en la contienda por la gobernación es el procurador general demócrata Roy Cooper, quien se ha negado a defender la ley sobre la comunidad LGBT en los tribunales.

"Si alguien piensa que todo esto no es política, vive en una cueva", sostuvo LaCivita.

McCrory se hizo fama de republicano moderado, pro empresarial, que prioriza el desarrollo económico por sobre cuestiones sociales. Pero las cosas comenzaron a cambiar en el 2013, cuando sancionó una ley que requiere identificación para votar. El año pasado sancionó una ley sobre inmigración que restringe las políticas sobre identificaciones y sobre las tácticas de la policía.

Ahora McCrory trata de satisfacer a los empresarios sin generar el repudio de los sectores conservadores en temas sociales.

"Si se juega por un sector, se complican las cosas porque es muy difícil dar marcha atrás, y corres el riesgo de alinear a la gente que te apoyó mucho cuando sancionaste la ley", expresó Charles Bullock, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Georgia.

El martes el 4to Circuito del tribunal de apelaciones apoyó los argumentos de un adolescente trasgénero de que una escuela de Virginia había violado las leyes al prohibirle usar el baño de varones. Las leyes de Carolina del Norte estipulan que los estudiantes trasgéneros de escuelas y universidades públicas deben usar los baños del sexo que aparece en su certificado de nacimiento.

Otros estados del sur han aprobado o consideran aprobar legislaciones que restringen los derechos de la comunidad LGBT. Pero en ninguno ha habido una reacción tan fuerte como en Carolina del Norte.

McCrory tendrá otra prueba importante el lunes que viene, cuando sesione de nuevo la legislatura estatal, que podría considerar un pedido suyo de en su orden ejecutiva de que se elimine unas cláusulas de la ley que anulan el derecho a demandar por discriminación laboral en tribunales estatales.

"Su fuerza como gobernador dependerá en parte por la reacción de la legislatura a su propuesta", opinó Ferrel Guillory, director del Programa sobre la Vida Pública de la Universidad de Carolina del Norte.

La decisión de McCrory de aprobar o vetar la legislación sobre LGBT estuvo rodeada de mucho simbolismo, aunque pocas consecuencias prácticas, ya que los republicanos tienen una mayoría a prueba de vetos, que les hubiese permitido aprobar la ley sin el visto bueno del gobernador.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario