Associated Press 25 octubre 2016

Latina demanda empresa alegando acoso con imagen de Trump

IOWA CITY, Iowa, EE.UU. (AP) — Una mujer hispana afirmó que sus colegas blancos en una oficina de cobros de Iowa usaron imágenes de Donald Trump para acosarla racialmente durante meses, después de que ella se enojó cuando el candidato republicano a la presidencia dijo que los inmigrantes mexicanos eran violadores, de acuerdo con una demanda civil que ella presentó en contra de la empresa.

Los colegas de Alexandra Avila en Sedgwick Claims Management Services, que administra prestaciones para empleados de Wal-Mart, comenzaron a llamarla "inmigrante ilegal" pese a que ella es ciudadana estadounidenses, de acuerdo con la querella presentada el lunes en una corte de distrito en Iowa.

La demanda, que acusa a Sedgwick y dos supervisores, alega que Avila sufrió discriminación en base a su origen nacional y que la empresa no le pagó los honorarios trabajados. Sostiene que sus excolegas pusieron una imagen de Trump enojado como salvapantallas de su computador, la inscribieron para ser voluntaria de su campaña y le enviaron memes racistas.

Avila, quien trabajó para Sedgwick por tres años, alega que enfrentó condiciones parecidas en su trabajo Coralville, Iowa, desde junio del 2015, cuando comenzó la campaña de Trump, hasta incluso después de que fue despedida, cinco meses después.

"Ha sido una temporada política rara, en la que un candidato está tomando posturas en cosas que, si se dijeran las mismas palabras en un centro laboral, podría constituir violaciones a nuestras leyes de derechos civiles", dijo la abogada de Avila, Paige Fiedler. "Su candidatura ha alentado a algunas personas a pensar que eso ya no viola las normas sociales".

Lesley Gudehus, portavoz de Sedgwick, con sede en Memphis, Tennessee, rehusó comentar sobre la demanda.

Avila, de 32 años, nació en California y sus padres son mexicanos. Dijo a colegas que se enojó con Trump cuando, al lanzar su campaña en el 2015, dijo que los inmigrantes mexicanos "tran drogas, traen crimen, son violadores".

Poco después, alega la demanda, sus colegas cambiaron la foto de su niña que Avila tenía como salvapantallas por una imagen de Trump enojado y haciendo una señal con el dedo. Avila borró la imagen de Trump pero sus colegas la ponían de nuevo, agrega la querella.

Su jefe se rio cuando uno de sus colegas dijo que ella no podía participar en una reunión social del trabajo porque era "inmigrante ilegal", sostiene la demanda.

El otoño pasado, le llegó un mensaje de la campaña de Trump, agradeciéndole por su apoyo y preguntándole cómo quería ayudar, de acuerdo con la demanda.

Después de que se quejó sobre el acoso, la empresa la acusó de falsificar su tarjeta de control laboral, sostiene Avila.

Avila fue despedida en noviembre pero el acoso continuó, alega la demanda. Cuando la empresa le envió sus pertenencias por correo, el paquete contenía un mensaje escrito a mano que la llamaba "La Trumpa" y decía: "Los inmigrantes ilegales no pueden votar o trabajar. Buena suerte al buscar trabajo". Y después, uno de sus excolegas le envió una invitación por Facebook a un mitin de Trump.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario