Deportes 08 agosto 2016

La rivalidad entre Argentina y Brasil llegó a los Olímpicos

RIO DE JANEIRO (AP) — La rivalidad deportiva entre Argentina y Brasil se trasladó del fútbol a los Juegos Olímpicos.

Aficionados de ambos países, siempre dispuestos a provocarse mutuamente y regocijarse tanto en los éxitos propios como las desgracias ajenas, han puesto la nota en las gradas en las primeras jornadas de los Juegos de Río de Janeiro. Incluso los argentinos resucitaron el famoso cántico de "Brasil, decíme que se siente..." que popularizaron durante la Copa del Mundo de 2014 en tierras brasileñas.

El domingo por la noche, hinchas argentinos se enfrascaron en un duelo de cánticos con los brasileños durante el partido entre Argentina y Nigeria por el Grupo B del básquetbol de hombres.

Por varios momentos del encuentro, los seguidores se olvidaron por completo de lo que ocurría en la duela de la Arena Carioca 1. Horas antes, algo similar pasó en las gradas del complejo de tenis, donde los locales apoyaban fervientemente al serbio Novak Djokovic ante el argentino Juan Martín del Potro en una escena que rompió con la usual solemnidad que priva en el "deporte blanco".

Un par de días antes, los brasileños animaban a cada rival de la judoca argentina Paula Pareto, quien se colgó el oro en la división de los 48 kilos.

"Me parece una tontería oír a brasileños hinchando por un equipo que ni siquiera es de su continente y también me parece una tontería insultar a un país que nos trata excelente cada vez que vinimos y al cual elegimos el 60% de los argentinos para veranear", dijo Luis Scola, ala-pívot del seleccionado argentino de básquetbol. "Qué tontería más grande, nos pasamos dos horas insultándolos, ¿a cuenta de qué? Brasil no está en la cancha".

Durante el partido de básquetbol, los aficionados de la albiceleste recordaban con cánticos la derrota de Brasil por 7-1 ante Alemania durante el Mundial de hace un par de años.

"Lluvia, lluvia, se acaba la lluvia, pero Brasil no para de llorar...Ohhhhhhhhhhh, les metieron siete, fueron siete, fueron siete....", cantaban los argentinos durante varios lapsos del choque.

"Me cayó de mal gusto escuchar la gente insultando a los brasileños porque no está jugando Brasil, además están festejando siete goles que pasaron hace dos años en un deporte que ni siquiera es el que estamos jugando", agregó Scola.

Los brasileños no se quedaban atrás y respondían cantando en contra del ex futbolista Diego Armando Maradona y sus problemas de adicción a las drogas, además de corear cada enceste de Nigeria, que al final fue apaleado 94-66.

"Agradezco el apoyo que ha sido bárbaro y espectacular, pero hay cantos que están fuera del lugar donde deben estar", dijo el basquetbolista argentino Andrés Nocioni. "Por eso a mí no me gusta".

Los argentinos también se dieron tiempo de cantar otra canción que se hizo muy popular en el Mundial de Brasil.

"Brasil, decíme qué se siente, tener en casa a tu papá. Te juro que aunque pasen los años, nunca nos vamos a olvidar. Que el Diego te gambeteó, que 'Cani' te vacunó, que estás llorando desde Italia hasta hoy. A Messi lo vas a ver, la Copa nos va a traer, Maradona es más grande que Pelé".

Ese canto se refiera al triunfo de los argentinos sobre los brasileños en el Mundial de Italia 90 cuando Claudio Caniggia marcó un gol a pase de Maradona.

"Está buenísimo que haya tanta gente apoyando, pero preferiría no escuchar los cantos contra Brasil y preferiría que fueran a favor nuestro, eso es algo muy futbolero que realmente no aprecio", dijo Manu Ginóbili, otro de los referentes de la selección argentina.

Brasil y Argentina comparten el mismo sector en el básquetbol de hombres y se enfrentarán el sábado en la Arena Carioca 1, donde escribirán una página más de su rivalidad deportiva.

Mientras eso pasa, el resto de las gradas en los escenarios olímpicos probablemente seguirán presentando escenas como las que han ocurrido en los primeros dos días de competencias.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario