Mundo 19 julio 2016

La normalidad regresa a la Riviera tras el ataque en Niza

NIZA, Francia (AP) — Los corredores, los ciclistas y los que toman el sol han vuelto a la famosa costa de Niza, en la Riviera francesa, un nuevo indicio de normalidad en el Paseo de los Ingleses, donde docenas de personas murieron la semana pasada en un ataque con un camión en el Día de la Bastilla.

El martes y bajo un sol espléndido había pocos restos visibles de la matanza, salvo por un puñado de banderas a media asta y varios soldados armados que patrullaban el paseo marítimo.

Algunos de los restaurantes junto a la playa de Niza reabrieron el martes, y estaba previsto que el último tramo del bulevar reabriera al tráfico tras tres días de luto oficial.

El lunes por la noche se formó una cadena humana para retirar las velas, flores y otros recuerdos en memoria de las víctimas del ataque, en el que el tunecino Mohamed Lahouaiej Bouhlel embistió con un vehículo contra la multitud reunida para ver un espectáculo de fuegos artificiales. En lugar de desmantelar los improvisados altares, los alejaron del lugar donde cayeron las víctimas del conductor a un kiosco en un parque junto al mar.

Ochenta y cuatro personas fallecieron en el ataque. El ministro francés del Interior, Bernard Cazeneuve, dijo el lunes que 59 de los 308 heridos seguían hospitalizados. De ellos, 29 estaban en cuidados intensivos.

El fiscal de París, François Molins, que supervisa las investigaciones por terrorismo, señaló que un registro de la computadora de Bouhlel determinó un claro y reciente interés en el "yihadismo radical" y apuntó que el ataque estuvo claramente premeditado aunque no había pruebas de la implicación directa del atacante en una red extremista.

Las búsquedas en internet realizadas en su computadora incluyeron cánticos propagandísticos islámicos, los términos "horribles accidentes mortales", y los recientes ataques contra un club nocturno gay en Orlando, Florida, agentes de policía en Dallas, y el asesinato de otros dos en Magnanville, en las afueras de París.

El primer ministro francés, Manuel Valls, fue recibido el lunes con un sonoro abucheo en su visita al memorial de Niza, una expresión de las amplias críticas a los fallos de seguridad.

Se espera que los legisladores franceses debatan el martes si el estado de emergencia en el país debe prorrogarse otros tres meses.

Mientras, familiares de tres de la víctimas se preparaban para una ceremonia en memoria de sus seres queridos el martes en una mezquita en Ariane, un suburbio al este de Niza. También el martes, el ministro de Exteriores de Alemania dijo que dos estudiantes y un profesor de una escuela de Berlín fallecieron en el ataque. Otro alumno resultó herido y sigue hospitalizado.

"Este terrible ataque muestra que el terror está dirigido contra todos sin distinción", dijo Frank-Walter Steinmeier.

Italia identificó a cinco de los fallecidos en la tragedia como ciudadanos del país incluyendo dos parejas que estaban celebrando una reciente jubilación. El Ministerio de Exteriores dijo que los muertos eran Maria Grazia Ascoli, de 77 años, y Mario Casati, de 90, de Milán; Angelo D'Agostino, de 71 años, y su esposa Gianna Muset, de 68, ambos de Voghera, y Carla Gaveglio, de 48 años y procedente de Piasco, en la región el Piamonte.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario