ALBA 07 octubre 2016

La inspiradora historia del médico que realiza partos gratuitos para intentar salvar la vida millones niñas discriminadas en India

Un médico indio lidera una misión única para salvar a las mujeres de su país: decidió dejar de cobrar a las madres que van a dar a luz a su clínica si tienen una niña.

Ganesh Rakh lo llama su "granito de arena" para mejorar la situación de las niñas en un país donde existe una preferencia tradicional por los niños y donde la facilidad para saber el sexo del feto se ha traducido en una proporción de género sesgada.

En 1961, había 976 niñas por cada 1.000 niños menores de siete años. Según la cifras del último censo publicado en 2011, esa cifra se redujo a 914.

Rakh, que abrió una pequeña clínica en la ciudad occidental de Pune, en el estado de Maharashtra, en 2007, dice que cada vez que una mujer embarazada llegaba a dar a luz, todos sus parientes la acompañaban con la esperanza de que el bebé fuera un niño.

"El mayor desafío para un médico es decirle a los familiares que un paciente ha muerto. Para mí, era igualmente difícil decirles a las familias que habían tenido una hija", dice.

"Las familias celebran y reparten dulces si nace un varón, pero si nace una niña, se van del hospital, la madre llora y pide un descuento. Se sienten muy decepcionados", cuenta Rakh.

"Muchas parejas me decían que habían seguido tratamientos para asegurar el nacimiento de un varón. Me sorprendía, ya que no estaba al tanto de algún tratamiento de ese tipo. Hablaban de consultar con un monje o de poner ciertas medicinas en las fosas nasales de la madre para asegurar que dé a luz a un niño", comenta.

Trabajo gratis

Las cifras del censo de 2011 fueron una revelación para Rakh, que adora a su hija de nueve años de edad, su única hija. Los resultados le hicieron darse cuenta de lo triste que era la situación.

Los defensores de las niñas temieron que se hubiera abortado a millones de ellas y compararon el feticidio femenino con el genocidio.

El entonces primer ministro, Manmohan Singh, lo describió como una "vergüenza nacional" y llamó a una "cruzada" para salvar a las niñas de India.

El 3 de enero de 2012, Rakh comenzó su propia "cruzada" al lanzar la campañaMulgi Vachva Abhiyan, que en marathi se traduce como "campaña para salvar a las niñas".

"Decidí que no iba a cobrar ninguna tarifa si nacía una niña. Además, así como se celebraba el nacimiento de niños, decidimos que [en el hospital] celebraríamos el nacimiento de niñas", cuenta.

En estos cuatro años, desde que lanzó su campaña, han nacido 464 niñas en su establecimiento y no ha cobrado nada a los padres en ningún caso.

El día que lo visité, la clínica estaba celebrando el nacimiento del primer bebé de Nisha y Rahul Khalse: una niña.

Los padres, que habían llegado de un pueblo ubicado a 50 kilómetros de Pune, todavía estaban pensando qué nombre ponerle, pero el personal del hospital había decidido llamarla Ángel.

Rakh y sus colegas les dieron flores a los padres, encendieron velas y les invitaron un pastel de chocolate. El personal y familiares se reunieron alrededor, todos aplaudieron y cantaron "feliz nacimiento querida Ángel".

"Hay hospitales más cerca de casa, pero vinimos aquí porque el doctor Rakh no cobra", dice Rahul Khalse, que trabaja como albañil en obras de construcción.

Oposición

"Es un buen hombre", dice la madre del doctor Rakh, Alka Shahji Khalse.

El doctor Rakh comenta que en realidad no planeó convertirse en médico. De joven quería ser peleador de lucha libre.

"Pero mi madre me desanimó, me dijo que tendría que comer en exceso y que me acabaría la comida de toda la familia", recuerda.

La preocupación de la mujer era genuina: el esposo trabajaba en un mercado, cargando sacos en la espalda, mientras que ella lavaba platos en casa de otras personas.

Los magros ingresos de la familia eran apenas suficientes para mantener la casa.

Así que Rakh se concentró en convertirse en médico.

No fue fácil renunciar a sustarifas por atender los nacimientos de niñas y era predecible que su esposa y hermanos se opondrían.

"No estamos holgados económicamente", dice su esposa Trupti Rakh. "Por eso, cuando me habló de su decisión, me preocupaba cómo iba a mantener la casa", dice.

Pero su padre, Adinath Vithal Rakh, apoyó su decisión de todo corazón.

"Me dijo que siga con el buen trabajo. Que volvería a trabajar como cargador si hubiera sido necesario", señala Rakh.

"Verdadero héroe"

Ahora, sus esfuerzos han comenzado a dar frutos: ministros y funcionarios del gobierno destacan su trabajo y la superestrella de Bollywood, Amitabh Bachchan, lo describe como un "verdadero héroe".

"Empecé con algo pequeño. Pero no me esperé que fuera recibido así", dice y añade: "pero a veces las cosas pequeñas impactan las mentes de gran manera".

En los últimos meses, se ha puesto en contacto con los médicos de todo el país, pidiéndoles atender al menos un parto gratis y, dice, muchos han prometido su apoyo.

También ha estado organizando marchas por las calles de Pune para convencer a la gente de que una hija es tan valiosa como un hijo.

"Quiero cambiar las actitudes de las personas, de los médicos. El día que la gentecomience a celebrar el nacimiento de una hija, comenzaré a cobrar mis honorarios de nuevo, sino, ¿cómo mantendré el hospital?", se pregunta.

Fuente: bbc.com

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario