Mundo 27 agosto 2016

La esposa de Tim Kaine no es ajena a la escena política

GREENSBORO, Carolina del Norte, EE.UU. (AP) — Anne Holton, esposa del candidato demócrata a la vicepresidencia, el senador Tim Kaine, no es ajena a la escena política.

Ella se colocó bajo los reflectores de la atención pública por primera vez en 1970 cuando, como estudiante blanca, se inscribió en una escuela secundaria predominantemente negra. En parte lo hizo por el impulso de su padre, entonces gobernador de Virginia, quien promovía la integración escolar.

Décadas más tarde, Holton está en una etapa política aún mayor, ahora trabajando para conseguir que su marido y la candidata presidencial demócrata, Hillary Clinton, lleguen a la Casa Blanca.

Una vivaz graduada en Derecho de Harvard, ex jueza y ex secretaria de Educación del estado, Holton ha comenzado una campaña en solitario por Clinton. Se espera que siga trabajando en la campaña electoral, tanto con su marido como por sí misma, hasta el día de las elecciones en noviembre.

Oficialmente, Holton se centrará en la promoción de los planes de Clinton por la educación, la reforma en el cuidado tutelar y otros temas, pero su papel no oficial parece ser el de tratar que la gente se identifique más fácilmente con Clinton. Durante actos de campaña, Holton ha destacado a menudo el papel de Clinton como abuela, arrancando exclamaciones de ternura de la audiencia.

"Los políticos no me intimidan. Entiendo que, al menos los buenos, pueden ser personas bastante normales", dijo Holton durante una entrevista reciente con The Associated Press. "Aunque los votantes creen que saben mucho sobre Hillary, en realidad no saben tanto", añadió.

Sus amigos y compañeros dicen que Holton está bien calificada para los rigores de una campaña nacional y que, al igual que su marido, es vista por los simpatizantes como una persona humilde, accesible y alguien con una verdadera pasión por el servicio público.

Tras graduarse de Princeton y después de la facultad de Derecho de Harvard —donde conoció a Kaine_, Holton volvió a Richmond para trabajar como abogada de oficio y luego se volvió jueza familiar.

Al igual que su marido, Holton disfruta de las actividades al aire libre. Ayudó a iniciar un club de ciclismo para mujeres, con todo y sus camisetas propias. "Esto fue cuando nuestros hijos eran pequeños y se trató en parte de una excusa para salir los sábados por la mañana" dijo Holton.

Cuando Holton se convirtió en la primera dama de Virginia, se trasladó de nuevo a la misma casa de gobierno donde había vivido de niña. A pesar de que renunció a su cargo de jueza, dejó claro que estaba deseosa de contribuir con el trabajo de su marido. "¡Tengo muchas ganas de trabajar!", escribió Holton en un memorándum de 2006.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario