Associated Press 03 octubre 2016

La conexión de plantas y zika abre un debate en Miami Beach

MIAMI BEACH, Florida, EE.UU. (AP) — Hace apenas un mes, el Jardín Botánico de Miami Beach tenía unas 2.000 coloridas bromelias, algunas con flores rojas que brotaban como flores artificiales de entre espirales verde oscuro. Las plantas, que acumulan agua en las hojas, se identificaron como criadero para los mosquitos que contagian el zika, de modo que el centro las arrancó todas, dejando huecos en las jardineras y el sistema de riego a la vista.

Durante un paseo reciente por ese tranquilo refugio en South Beach, la directora ejecutiva del Botánico, Sandy Shapiro, señaló al lugar donde las hojas puntiagudas coronaban antes un bloque de piedra a la entrada, donde habrían servido de camuflaje a una iguana de 3 pies (90 centímetros) que tomaba el sol al borde de un pequeño estanque. Ahora, en esos espacios sólo hay mantillo.

"Ha sido desastroso", comentó Shapiro en una reunión que ofreció el 20 de septiembre para tranquilizar a jardineros y productores molestos por las recomendaciones oficiales de arrancar las bromelias para impedir el contagio del zika.

Las autoridades municipales retiraron todas las bromelias de un jardín de 2,6 acres en South Beach, así como de parques y medianas, a finales de agosto. También recomendaron a todos los residentes y empresas de Miami Beach que hicieran lo mismo, porque los mosquitos pueden criar en el agua que queda atrapada en el hueco cilíndrico en el centro de las plantas, formado por las hojas al crecer en espiral. También vecinos de otros lugares del sur de Florida han seguido el consejo.

El Jardín Botánico está en la amplia zona de Miami Beach, una isla de 7 millas (11 kilómetros) de largo que según las autoridades sanitarias de Florida es el único punto activo de contagio de zika en este momento.

La comunidad de productores de bromelias en el estado ha reaccionado con consternación, afirman que las bromelias son el chivo expiatorio y creen que en lugar de alimentar el miedo, la ciudad debería cambiar sus prácticas de paisajismo para hacer que las bromelias sean menos acogedoras para los mosquitos.

Existen otras plantas que atrapan agua entre las hojas, y los productores afirman que desperdicios como el césped cortado que cae en las cañerías, los tiestos y otros objetos que recogen agua tienen la misma culpa por proporcionar materiales orgánicos que comen las larvas de mosquito.

"Es descorazonador ver a las bromelias arrancadas cuando no son el principal culpable", dijo Jenessa Kauth, empleada de Bullis Bromeliads en Princeton, Florida.

Las autoridades locales señalaron que su objetivo no son las plantas sino los mosquitos para impedir la expansión de un virus que puede causar graves defectos de nacimiento, como microcefalia, cuando las mujeres embarazadas contraen la enfermedad. El zika también puede contagiarse por contacto sexual, pero en un reporte del 23 de septiembre, los Centros de Control y Prevención de Enfermedades culparon principalmente a los mosquitos por el brote de infecciones de zika en el barrio de Wynwood, en Miami.

"El Departamento de Salud de Florida nos informó de este criadero ideal y tras una meticulosa inspección de nuestro catálogo de plantas, determinamos que la existencia de crías de mosquito era frecuente. Nuestra máxima prioridad es mantener a salvo a los residentes y visitantes de Miami", afirmó Melissa Berthier, portavoz del director gerente de la ciudad, en un correo electrónico.

Brandon Cornejo, diseñador en la empresa de paisajismo en Miami Raymond Jungles Inc., señaló que en lugar de retirar las bromelias, su empresa recomienda formas de mantenerlas libres de mosquito, como plantarlas en lugares donde sea fácil arrojarles agua con una manguera para retirar las larvas y las flores marchitas, las hojas de árbol y demás material orgánico.

Miami Beach, sin embargo, las cambiará por otras plantas.

El jardín botánico municipal fue uno de los cinco puntos de South Beach donde se capturaron mosquitos transmisores de zika. Las autoridades del condado señaló que el número de mosquitos que puede contagiar la enfermedad en el jardín ha bajado desde mediados de agosto.

Fuente: Associated Press

¿Qué te ha parecido esta noticia?

Notas Relacionadas

Deja tu comentario